¡Cuidado! No sacarse la muela del juicio podría desembocar en la muerte

Por Jaime Liencura
Hay cosas que las personas suelen aplazar constantemente, como la visita a los suegros, la tesis  en la universidad o explicarle a los niños de dónde vienen los bebés. Y eso mismo es lo que ocurre con la muela del juicio, “una pieza que es una clara señal de la evolución”, según cuenta a Publimetro el dentista  Matías San Martín.
 
El especialista, acostumbrado a decirle a sus pacientes que “digan ¡ah!”, reconoce que los chilenos le temen a sacarse la muela del juicio, sobre todo porque usan unas agujas muy grandes que obvio que intimidan.
 
“Antes que todo, las muelas del juicio se llaman así porque salen a los 18 años, cuando uno cumple la mayoría de edad y adquiere el juicio”, indica San Martín, dejándonos con la boca abierta, asombrados.
 
“Estos terceros molares van en un proceso de involución y eso pasa porque la especie humana se alimenta de comidas blandas y no las necesita para triturar comidas. Además, se ubican muy atrás y no sirven para moler alimentos”, añade el doctor. 

Pueden provocar la muerte
 
Interesados en la materia, les preguntamos qué es lo que puede pasar si es que la gente retrasa su extracción. 
 
“Generalmente, las personas que retrasan este proceso comienzan con complicaciones como pericoronaritis, que es una inflamación de la encía debido a que no sale el molar. Además, se mete comida entre medio y eso produce un fuerte dolor”, explica el doctor Martín. 
 
Sin embargo, aclara que esta no es la única consecuencia que se puede obtener por evitar la extracción. “Las personas pueden sufrir de graves hinchazones y otros malestares. Y sí, podría morir si es que el paciente tiene una enfermedad crónica y no retira la muela a tiempo. Es el caso de personas que sufren problemas que impiden operaciones en general, como la diabetes”.
 
Es un mito que enchuecan la dentadura
 
Con el objetivo de informar respecto a lo que es cierto y lo que es falso, el especialista tuvo tiempo también para indicar que es un mito que los dientes de la mandíbula inferior terminen chuecos productos de estas muelas. “No está demostrado científicamente, pero por experiencia te puedo decir que los pacientes dejan de sentir 
 
Otro mito es el que dice relación con la edad. Porque según él, no importa cuántos años tenga un paciente, la extracción siempre puede resultar una alternativa para evitar dolores. “Por lo general, las personas recurren a la extracción a los 20 y 25 años. Pero también he tenido pacientes de 40 ó 50 años que han venido a sacárselas”, dice San Martín.
 
No todos deben extraerlas
 
Debido a que estas piezas son producto de la evolución, no todas las personas nacen con las cuatro muelas del juicio. De hecho, hay personas que solo nacen con dos de ellas y, en algunos casos, de haber espacio en la boca, podría no ser necesaria la extracción.
 
“Hay ocasiones en que las muelas no producen problemas, ni siquiera dolor, porque aparecen solo dos de ellas. En esos casos, la extracción no es necesaria. Solo es imprescindible tener un buen cepillado, porque recuerda que estas se ubican bien atrás, donde los cepillos tienen dificultades para llegar”, finaliza San Martín.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo