El gobierno argentino califica de "endeble" la denuncia del fallecido fiscal Nisman

Por EFE

El Gobierno argentino calificó hoy de “endeble” la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta argentina, Cristina Fernández, por negociar un supuesto “plan criminal de impunidad” para los presuntos autores del atentado contra la mutual judía AMIA.

“No hay absolutamente nada, es algo absolutamente endeble, sin concepto”, dijo el funcionario a la prensa tras la publicación de las 300 páginas de la denuncia presentada hace una semana por Nisman, quien fue hallado muerto en su apartamento de Buenos Aires el domingo por la noche.

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, consideró que el fiscal fue engañado al creer en los datos que le suministraron para formular la denuncia contra la presidenta argentina y algunos de sus colaboradores, entre ellos el canciller, Héctor Timerman.

Fernández sostuvo que el fiscal creyó en una “doble SIDE (Secretaría de Inteligencia)”, al reiterar que los espías citados en su presentación judicial no trabajan para el Gobierno.

Al ser consultado por un periodista si creía que Nisman actuó con ingenuidad, el funcionario respondió: “Usted lo dijo mejor que yo”.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, coincidió con el secretario general de la Presidencia y subrayó que “son falsos” muchos de los datos que figuran en la denuncia de Nisman.

Ambos funcionarios pidieron prudencia “hasta que estén todas las pericias” antes de calificar la muerte del fiscal.

Nisman estaba a cargo de la investigación del mayor atentado contra intereses judíos ocurrido en Argentina, el ataque contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que dejó 85 muertos en 1994.

La semana pasada, el fiscal denunció a Fernández y otros dirigentes oficialistas por considerar que el memorándum de entendimiento con Irán, aprobado en 2013 para investigar el atentado, incluía el supuesto encubrimiento de algunos de los acusados a cambio de relaciones comerciales e intercambio de petróleo por granos en el marco de la crisis energética argentina. EFE

Nisman acusa a Fernández por plan criminal de impunidad en denuncia difundida por juez

El fallecido fiscal Alberto Nisman acusa a la presidenta argentina, Cristina Fernández, de articular un “plan criminal de impunidad” para los supuestos autores del atentado contra la mutual judía AMIA en la denuncia íntegra que ha sido divulgada ayer por el juez del caso.

El juez Ariel Lijo hizo pública ayer la denuncia íntegra que presentó Nisman contra la presidenta por presunto encubrimiento a los terroristas iraníes el pasado miércoles, cinco días antes de su muerte en extrañas circunstancias.

En la denuncia, Nisman asegura que Fernández “no solamente fue quien decidió la articulación de este plan criminal de impunidad, sino que para ello se valió de distintos actores para llevar adelante su ejecución”.

Nisman también acusa a la mandataria argentina de encabezar “la campaña discursiva y mediática necesaria para camuflar la perpetración del delito”.

El canciller, Héctor Timerman, fue “el principal instrumentador del plan de impunidad ideado” y “transmitió a Irán la decisión del gobierno argentino de abandonar el reclamo de justicia de la causa AMIA”, según el documento.

La demanda alcanza también al diputado oficialista Andrés Larroque, los militantes Luis D’Elía y Fernando Esteche, el exfiscal de la causa AMIA Héctor Yrimia, y un supuesto espía al que Nisman llama Ramón Allan Héctor Bogado, entre otros.

Además, el fiscal había pedido “determinar el rol exacto” de otros “que no resultan ajenos a la maniobra”, como el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

En la denuncia, Nisman sostiene que el memorándum de entendimiento con Irán aparece como “la pieza central del plan de impunidad” supuestamente ideado por las autoridades argentinas.

Firmado en 2013, el memorándum preveía la revisión de toda la documentación de la investigación judicial, la posibilidad de que los sospechosos del ataque terrorista fuesen interrogados en suelo iraní y la conformación de una “Comisión de la Verdad”.

“La firma y ratificación de tal documento implica lisa y llanamente la destrucción de las imputaciones contra los acusados de nacionalidad iraní”, asegura el fiscal.

“Sabían que la Comisión de la Verdad no había sido creada para investigar absolutamente nada, sino para legitimar la mentira que se estaba fabricando”, añade.

Para Nisman, los funcionarios “actuaron con un único propósito”, el de “lograr la impunidad” de los acusados iraníes “en pos de establecer plenas relaciones comerciales a nivel estatal”.

“La primera mandataria entendió que el petróleo iraní tendría la capacidad de aliviar la severa crisis energética que viene atravesando el país”, resalta el fiscal.

En ese marco, el interés principal de Teherán para suscribir el acuerdo sería “el cese de las notificaciones rojas de Interpol” que pesan sobre los iraníes acusados.

“Timerman no cumplió, no porque no haya querido, sino porque Interpol se lo impidió”, afirma Nisman en su escrito.

“Mientras transcurrían las negociaciones diplomáticas públicas”, el supuesto plan avanzaba en canales paralelos con Teherán, momento en que para Nisman se gestó el “aspecto fundamental”: “la desviación de la investigación hacia una nueva y falsa hipótesis” que incrimine a terceros y desvincule a los iraníes.

De esas tareas, según la denuncia, “participaron activamente” Khalil, Esteche, Yrimia y “Allan”, mientras que Larroque es señalado como uno de los interlocutores ante la presidenta argentina.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo