Realizan intensa capacitación a jóvenes para proteger a los lobos marinos en Cobquecura

Por PUBLIMETRO

El Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff) del Bío Bío, junto a la Seremi del Medio Ambiente, Sernapesca y la Universidad de Concepción, llevaron a cabo una intensa capacitación a los voluntarios de cara a los trabajos al interior del Santuario de la Naturaleza en Cobquecura, que buscan proteger el entorno de los lobos marinos.

Los más de 30 jóvenes provenientes de distintos puntos de la región recibieron conocimientos en materia de primeros auxilios, ecología y biología del lobo marino común; legislación, protección y rescate de fauna marina; evaluación sanitaria in situ y fluido terapia de otarios varados, entre otros.

La capacitación fue encabezada por el doctor Renato Quiñónez, en representación de la Universidad de Concepción, quien aportó la visión de la ciencia e investigación a favor de la conservación de la fauna.

La actividad también contó con la presencia del seremi del Medio Ambiente, Richard Vargas, quien destacó la importancia del trabajo voluntario, considerando las especiales características del lugar, que representa un atractivo turístico.

El director regional de Codeff del Bío Bío, Luciano Pérez, dijo que están “muy contentos de la buena acogida de las instituciones que se han sumado a este emblemático trabajo que lidera nuestra filial”.

“Creemos firmemente que, unidos, se logran mejores resultados a favor de la conservación del patrimonio natural y cultural de la región”, agregó.

Codeff contribuyó a la declaración de santuario el año 1992 y desde entonces colabora para proteger a esta importante colonia de lobos marinos.

En esta temporada 2015, el trabajo de la ONG se ha visto respaldado por académicos y alumnos de las universidades de Concepción y Santo Tomás, además de los servicios públicos vinculados como el Sernapesca y la Seremi del Medio Ambiente.

Las fuertes marejadas y la falta de experiencia en el nado son las principales causas para que los cachorros o también llamados “popies”, varen en la playa. De no existir los voluntarios;  las crías no podrían descansar por el acoso de los turistas y agotarían sus energías reduciendo sus posibilidades de regresar a la roca y encontrar a su madre. De no lograrlo, podrían ser rechazados o podrían morir ahogados.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo