Acuerdo de Unión Civil: Movilh e Iguales celebran por  paso histórico para terminar con la discriminación

Con 78 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó  el Acuerdo de Unión Civil.

Por Nathaly Lepe

Con 78 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó  el Acuerdo de Unión Civil. Previamente, el Senado lo había despachado por 25 votos a favor, 6 en contra y 3 abstenciones. De esta manera, el proyecto quedó en condiciones de ser promulgado como ley de la República.

Una noticia que fue aplaudida por el líder del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, (Movilh), Óscra Rementería, quien aseguró a Publimetro que esta nueva Ley es el fin de un extenso camino y de muchos años de trabajo. “Estamos muy contentos, este proyecto de Ley o la Ley de Unión Civil nosotros la venimos trabajando hace 11 años, el año 2003 el Movilh en conjunto con la diputada María Antonieta Saa presentó el primer proyecto y hoy en día estamos viendo materializado ese trabajo de muchos años”.

Sobre la forma en que la Ley fue despachada,  considerando que además de sufrir tres cambios de nombre, desde Acuerdo de Vida en Pareja a Pacto de Unión Civil a finalmente llamarse Acuerdo de Unión Civil, sufrió modificaciones desde el proyecto original, Rementería dice estar conforme con.

“El actual cuerpo legal nos deja bastante satisfechos ya que considera todos los aspecto que esotros hemos planteado a lo largo de esta discusión publica, principalmente lo que tiene que ver con el menor, nuevo estado civil, que sea suscrito en el registro civil, que los conflictos sean vistos por los tribunales de familia se genera una nueva protección patrimonial, provisional, etcétera, lo cual apunta hacia todas aquellas demandas que nosotros hemos planteado durante todos estos años”.

Una situación con la que también está de acuerdo el presidente de la Fundación Iguales, Luis Larraín, quien aseguró que el cuerpo legal, que está listo para que en marzo sea promulgado por la Presidenta Michelle Bachelet, “permite que nuestras familias, las familias diversas también están pasando a formar parte del ordenamiento jurídico y esa es una gran noticia”.

Sin embargo, Larraín cuestionó la tardanza y la lentitud con la que se sacó el proyecto adelante. “Ya han pasado más de cuatro años desde la presentación de este proyecto y más de once años desde la presentación del primer proyecto que buscaba regular esta materia y en ese sentido nos preocupa que estás discusiones se tomen tanto tiempo. Esta es una discusión de la dedada pasada, es una batalla cultural ya ganada y que sentimos que deberíamos estar discutiendo el matrimonio igualitario como en Argentina y Uruguay”.

A pesar de ello, el presidente de Iguales insiste que están conformen con la nueva Ley que “entró con una lógica patrimonial el año 2010 y 2011 y hoy tiene una lógica familiar que fue gracias al aporte de las organizaciones que hemos trabajado para que este contrato sea no solamente una protección de los bienes, sino que un reconocimiento de toda la dignidad familiar”.

Cambios en la Comisión Mixta

La nueva Ley de Unión Civil salió la jornada de ayer desde la Comisión Mixta con una serie de cambios, entre ellos el cambio de nombre. Mientras en el Senado se había aprobado la idea de denominarlo Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), la Cámara de Diputados reemplazó el nombre a Pacto de Unión Civil (PUC).

Ese punto fue uno de los más discutidos por la Comisión Mixta que finalmente acordó denominarlo Acuerdo de Unión Civil, una situación no exenta de polémica, luego que tanto el Movilh como la Fundación Iguales acusaran presiones del rector de la Pontificia Universidad católica (PUC) para que la siga no coincidiera con la de la casa de estudios.

La Comisión Mixta aprobó además una nueva redacción que consagra que los matrimonios entre parejas del mismo sexo celebrados en el extranjero regirán en Chile bajo los mismos términos del Acuerdo de Unión Civil.

También se modificó lo borrado en la Cámara de Diputados sobre tuición y cuidado de los hijos. En este contexto, el proyecto permitirá que “el juez,en el caso de inhabilidad física o moral de ambos padres, confiar el cuidado personal de los hijos a otra persona o personas competentes, velando primordialmente por el interés superior del niño”.

Asimismo se establece que estas personas podrán ser el cónyuge, el conviviente civil o los ascendientes. Luis Larraín destaca que la nueva propuesta consagra una “igualdad de condiciones” entre estos tres actores.

La Comisión Mixta además acordó establecer que una mujer no podrá contraer un nuevo vínculo después de 270 de haber terminado la relación anterior, tal como se exige en la ley de matrimonio.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo