Los beneficios que trae la mantención del horario de verano en la calidad de vida

Por CHRISTIAN MONZÓN

El ministro de Energía, Máximo Pacheco, anunció que el Gobierno decidió mantener el horario de verano durante todo el año en forma permanente.

En ese sentido, la autoridad informó que se “suspende el cambio de horario durante todo el año”, indicando que “el año ’60 teníamos una realidad muy diferente, teníamos una red energética diferente. Hoy no se altera el consumo de la minería, de la industria por un cambio de horario. Lo que estamos reconociendo es que una medida que está incorporada al ADN de la generación a la que pertenezco es una medida que se puede modificar para de esa manera mejorar la calidad de vida de las personas y concentrar el esfuerzo de la eficiencia energética en lo que realmente importa”.

Ante esto, la sicóloga de la Universidad Mayor, Dominique Karaharian señaló a Publimetro que la iniciativa trae “mayores beneficios. En términos sicológicos tendría en cierto sentido, una mejora en la calidad de vida de las personas.”. Al respecto, detalló que “mantener el horario de verano evita por ejemplo los trastornos del sueño, las personas tienen más tiempo para hacer actividades extra laborales, los niños tienen más tiempo para hacer deportes. Hay estudios que avalan eso, cuando los horarios de verano son más prolongados, los niños hacen mas deporte pues llegan con luz a la casa, entonces hacen más actividades”.

“Sin dudas trae más benéficos. Es cosa que hagas el experimento en tu casa, cuando estas a oscuras versus cuando estas expuesto a la luz natural. Tu ánimo sin duda va a ser distinto”, agregó la profesional, quien añadió que la medida también ayudará a “aumentar la productividad laboral”.

Una mirada similar apuntó  la responsable de la Cátedra Calidad de Vida de la Facultad de Ciencias Humanas y Educación de la Universidad del Pacífico, Karina Gatica. “La posibilidad de contar con una hora más de luz en el verano permite realizar actividades fuera del horario laboral, al aire libre, compartir con la familia y organizar actividades que nos convoquen al encuentro; lo mismo en invierno, con las limitaciones naturales del clima, las que se pueden aminorar en un ambiente cálido y luminoso que nos invita a compartir”, afirmó.

Por último, la experta señaló que “esto ayuda a mantener horarios de sueño, alimentación, entre otros, que en definitiva nos permiten una mayor sensación de bienestar en armonía con los ritmos y ciclos de la naturaleza. Todo lo anterior contribuye a la calidad de vida de las personas, sobre todo en lo referido a la percepción de bienestar psicosocial”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo