Comprometidos con la inclusión

Síndrome de Down. El Centro UC se dedica a trabajar con personas que tienen capacidades diferentes para que se integren de mejor manera en la sociedad

Por maría josé gómez

En octubre del año pasado, se dio el puntapié inicial a una instancia de inclusión poco vista en Chile. El Centro UC Síndrome de Down abría sus puertas con la presencia de numerosos personeros académicos y de gobierno que respaldaban esta idea, como el rector de la misma UC, Ignacio Sánchez y la ministra de Desarrollo Social, María Fernanda Villegas.

Esta ceremonia fue el corolario de un periplo que, durante 3 años, llevó a Francisco Bozinovic -cuya hija Catalina sufre de esta enfermedad- a entrevistarse con diversas autoridades de la PUC, académicos y administrativos y con todo aquel que quisiera ayudarlo a impulsar la causa y atender a su simple petición: crear un centro para dar apoyo a personas con síndrome de Down y sus familias.

La directora ejecutiva del centro, Macarena Lizama contó que “hemos tenido una recepción enorme y un gran interés por participar y por plantear las necesidades que las familias tienen para ver si nosotros como centro los podemos ayudar, generando espacios para responder a esas necesidades. Además las familias de las personas con síndrome de down son muy participativas y motivadas, entonces eso genera mucha retribución positiva para hacer cosas nuevas”

Actualmente, la esperanza de vida de quienes padecen de esta condición alcanza a los 60 años, por lo que prestar asistencia tanto a ellos mismos como a quienes les rodean se hace imperativo. La idea es no sólo ayudarlos a llevar adelante el día a día, por el contrario, el objetivo es convertir al Centro UC en un referente regional para la integración efectiva de personas con síndrome de down, particularmente jóvenes y adultos, que son quienes más dificultades enfrentan en la cotidianidad. 

Toda la Universidad Católica está comprometida con este proyecto. Prueba de ello es que Ingeniería UC se encarga de la búsqueda de recursos, fondos concursables y donaciones (fundraising), además de la gestión de tales recursos financieros y la búsqueda de colaboración interdisciplinaria entre los profesores de la Escuela de Ingeniería UC y el Centro UC Síndrome de Down. Por otro lado, Deportes UC realizó un taller deportivo de verano que culminó este jueves. Los niños y jóvenes han podido explorar y practicar distintos deportes, en el gimnasio, la piscina o al aire libre, han aprendido del trabajo en equipo, a contar con el compañero, a seguir las reglas de cada deporte y han desarrollado y perfeccionado habilidades en un ambiente lúdico.

El arte tampoco es ajeno al Centro. El pasado jueves 23 de enero, se presentó, gracias la colaboración entre esta organización y el Taller de Iniciación Actoral de la Escuela de Teatro UC, la muestra “La Pastorcita y el Cóndor”. Con la dirección del actor y arte-terapeuta Víctor Romero, los jóvenes del Centro UC Síndrome de Down contaron esta historia, que permitió que desarrollaran habilidades, elaboraran procesos cognitivos necesarios para el montaje final y se expresaran por medio de la actuación.

“La experiencia fue positiva para todos, principalmente para los alumnos, ya que es un espacio que sienten propio y donde se pueden expresar, decir lo que sientes y contar quiénes son. También es un espacio importare para las familias y eso para nosotros como Centro nos hace notar las necesidades que existen y buscar formas de generar nuevos espacios”, explicó el profesor Víctor Romero.

Éstas y muchas actividades más están disponibles para todos aquellos que ingresen al Centro. Para ello, un equipo multidisciplinario conformado por una enfermera coordinadora, un médico coordinador y diferentes especialistas, se encargan de entregar atención de salud a los niños, adolescentes y adultos con síndrome de Down y de entregar a sus familias las herramientas indispensables para desarrollar al máximo las capacidades de los pacientes. 

Y para las familias que deseen acceder al programa de salud que ofrece el centro, pueden comunicarse con Catalina Correa al correo [email protected] o al teléfono 2354 8298. Por otro lado, si la persona con síndrome de Down se atiende en la red de salud UC- CHRISTUS, puede ser derivado desde el departamento de obstetricia y ginecología, en su unidad de perinatología; desde los policlínicos de especialistas pediátricos y adultos; desde la hospitalización neonatal, pediátrica o de adultos o, finalmente, desde un servicio de urgencia pediátrico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo