Continúa polémica por iniciativa del Gobierno para despenalizar el aborto

Pese a que las causales están acotadas y son frente a casos específicos, algunos cuestionan que tampoco incluya un plan de acompañamiento integral a las mujeres en los casos de inviabilidad fetal, violación o riesgo de vida de la madre.

Por Nathaly Lepe

Luego de que el sábado se conociera finalmente el proyecto con el que el ejecutivo buscará iniciar la discusión del proyecto que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo  bajo tres causales -riesgo vital de la madre, violación o inviabilidad del feto- las polémicas no han frenado. Particularmente por los dichos del rector de la UC, Ignacio Sánchez, quien aseguró que  si el proyecto llega a aprobarse, los casos que lleguen a los centros asistenciales de la casa de estudios serán derivados  a otro centro asistencial.

Los dichos de Sánchez no cayeron muy bien en el Ejecutivo y fue el mismo ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo quien salió a responder al rector de la UC. En este sentidlo, el secretario de Estado calificó esas declaraciones como destempladas y aseguró que ese no es el clima que ha querido instalar la Mandataria en torno al debate del proyecto,.

El titular de Interior sostuvo además que es preciso realizar una discusión solidaria y con altura de miras, pues lo que se busca con la iniciativa es ir en ayuda de las personas que sufren las causales a las que alude el mensaje presidencial.

Sin embargo el rector de la UC insistió en sus declaraciones argumentando que “la objeción de conciencia es personal, eso sí, nuestra institución tiene todo el derecho a poner declaración de principios, de valores”.

“Nadie está obligado a trabajar con nosotros (…). Cuando una persona entra a trabajar, ponemos elementos fundamentales y uno de ellos es el respeto a la vida”, agregó. Respecto a lo anterior aseguró que “las personas que trabajan en nuestra institución están voluntariamente avalando nuestra postura pro defensa de la vida”.

El otro lado del proyecto

Son diversas organizaciones las que desde la vereda de la sociedad civil también han cuestionado la iniciativa del Ejecutivo de legislar por el termino voluntario de un embarazo. Pese a que las causales están acotadas y son frente a casos específicos, algunos cuestionan que tampoco incluya un plan de acompañamiento integral a las mujeres en los casos de inviabilidad fetal, violación o riesgo de vida de la madre.

Una situación que según cuenta Sofía, ha sido fundamental a la hora de decidir que hacer con el complejo embarazo que enfrenta. Esta mujer, madre de dos hijos, relata que nunca fue su intención volver a embarazarse. “Soy madre de 2 hijos, uno de 7 años y otro de 1,5 años. Me encontraba amamantando y tomando pastillas anticonceptivas que son permitidas con la lactancia, cuando en un control de rutina con la matrona me informan que estaba embarazada y que además tenía 10 semanas!!!”.

“Sentí que se me venía el mundo encima porque no tengo una pareja estable, vivo de allegada con mi hermana y no sabía cómo iba a poder mantener económicamente a 3 hijos”, relata la mujer quien pensó en dar en adopción a su hijo.

“Después las cosas se me complicaron aún más porque en la ecografía de las 12 semanas me diagnosticaron que la guagua venía con alguna enfermedad congénita, con un 80% de probabilidades, el síndrome de down era una de las alternativas”, Sofía llegó a la Fundación Chile Unido, que realiza este plan de acompañamiento.

“Cerca de la Navidad, comprándole cosas a mis niños, me di cuenta que no podría vivir pensando en que este bebe no tuviera quién le compre sus regalos, así que decidí que me voy a quedar con él y que no lo voy a dar en adopción”, relata la mujer.

Sobre el proyecto de aborto, Sofía asegura que es algo que “no debiera  permitirse una ley de aborto porque en casos de malformaciones los diagnósticos se pueden equivocar, como me pasó a mí y después puede ser mucho más terrible para una mujer quedarse pensando que quizás su hijo pudo haber vivido”.

“El aborto puede sonar una medida súper fácil, pero yo conozco a varias niñas que han abortado y después se vuelven mono”, agrega. “hoy ya tengo 36 semanas, estoy de prenatal y estoy mucho más tranquila emocionalmente gracias al apoyo de la Fundación Chile Unido. Espero con muchas ganas a mi tercer hijo”.

En este sentido, la directora de Asistencia de la Fundación Chile Unidos, María Victoria Reyes, asegura que “el Proyecto de Ley presentado por el Ejecutivo no protege realmente a la mujer en su integralidad, pues presenta el aborto como una primera solución, el cuál sabemos deja secuelas, mientras que un Plan de Acompañamiento Integral, como el que nosotros hemos efectuado durante 15 años, entrega un verdadero apoyo a las mujeres y además previene el aborto”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo