Conoce cuáles son los riesgos de comprar remedios en ferias libres

Por publimetro 

El comercio de medicamentos en ferias libres o a través de Internet se ha masificado. Esta situación tiene en alerta a los profesionales de la salud debido a los riesgos que genera la automedicación y, principalmente, el acceso a estos productos sin la debida asesoría de un experto.

“Al adquirir fármacos fuera de los lugares establecidos por ley, como farmacias y almacenes farmacéuticos, la población se expone a diversos riesgos, relacionados a su uso sin la información de un profesional, desde la aparición de efectos adversos leves hasta incluso comprometer la vida”, alerta Sebastián Orellana, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

“Es posible que al adquirir un medicamentos en algún lugar no reconocido para la venta de estos, pueda que no generen el efecto deseado y, en cambio, provocar problemas que deriven del proceso de almacenamiento que es inadecuado en las ferias libres”, explica el experto. Efectivamente, subraya: “algunos medicamentos deben estar refrigerados y protegidos de la luz solar y del calor, condiciones que no se respetan en los puestos callejeros, afectando la calidad del fármaco”.

El profesional recalca que al comprar medicamentos a través de Internet o en las ferias libres, “se hace sin el diagnóstico ni la información entregada por profesionales médicos, quienes prescriben la mejor alternativa terapéutica para el paciente, considerando los beneficios y los riesgos del tratamiento”, dice y agrega: “Tampoco intervienen los químicos farmacéuticos, quienes aseguran el correcto almacenamiento de los medicamentos en las farmacias, además son los encargados de la dispensación de medicamentos y cuando los pacientes lo requieran, pueden aportar con recomendaciones para optimizar el tratamiento y minimizar los efectos secundarios relacionados con su uso”.
 
Los que más se venden

Los medicamentos que con mayor frecuencia se encuentran en las ferias libres son ácido acetilsalicílico (aspirina), paracetamol, que a dosis alta puede generar problemas hepáticos fulminantes; antiácidos, que podrían alterar la absorción y efecto de otros fármacos. Pero la oferta se ha ampliado a antibióticos y ansiolíticos, los cuales necesitan receta médica para dispensarlos por todas las precauciones que deben considerarse al momento de administrarlos.

“El uso indiscriminado de antibióticos, por ejemplo para gripes y resfríos virales, provoca que los gérmenes causantes de infecciones se vuelvan resistentes a estos fármacos y después se tengan que ocupar medicamentos más específicos y caros para tratar infecciones bacterianas”, explica el académico.
 
La preocupación por Internet

Según el profesional, lo más preocupante ocurre a través de Internet. “Existe un verdadero tráfico de sustancias, sin una ley explícita que los regule. Tal es el caso de medicamentos anorexígenos con registro caducado por el Instituto de Salud Pública porque aumentan el riesgo de infartos al corazón. También se pueden encontrar antiulcerosos, que entre sus efectos adversos es provocar abortos, por lo que está contraindicado en mujeres embarazadas”, alerta.

Finalmente, el profesional recomienda evitar comprar medicamentos fuera de la lugares establecidos por ley (farmacias), “donde la población se asegura que los medicamentos están correctamente almacenados y donde puede solicitar consejos profesionales del químico farmacéutico, quien le ayudará a utilizar correctamente los medicamentos para que estos sean más seguros y efectivos”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo