Rector de la Universidad de Chile respalda proyecto de aborto: "El Estado no le impone nada a nadie"

La máxima autoridad de la casa de Bello, conversó con Publimetro y planteó cómo ha visto esta discusión, cuál será el rol de la casa de Estudio durante el debate legislativo y si está o no de acuerdo con la iniciativa.

Por Nathaly Lepe

El debate por la despenalización del aborto bajo tres causales, presentando por el Gobierno, ha sido desplazado estas semanas por la contingencia política. Sin embargo, la discusión que comenzará en el mes de marzo, cuando comience a verse en el Congreso, repondrá el álgido escenario respecto de esta iniciativa que busca a juicio del rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, abrir un debate necesario para el país.

La máxima autoridad de la casa de Bello, conversó con Publimetro y planteó cómo ha visto esta discusión, cuál será el rol de la casa de Estudio durante el debate legislativo y si está o no de acuerdo con la iniciativa.

En este sentido, la primera apreciación de Vivaldi realiza acerca del debate público que se ha dado, es que el Congreso no debatirá sobre el aborto en sí, si no más bien analizará una serie de causales de orden médico. “Un tema es el del aborto en general, otro es el tema infinitamente más restringido en que se da este proyecto, que en realidad no debería ser llamado legislación sobre el aborto, porque en un primer punto cuando se plantea el tema del aborto, se da dentro el contexto de la discusión de los derechos de la mujer y si está o no permitido que una mujer tome una decisión respecto de su embarazo”.
 
“Estamos hablando de un tema que es casi en dos de las tres causales son estrictamente médicas, y la tercera es un problema en parte médico y en parte sicosocial que tiene que ver con la violación. Pienso que es totalmente inapropiado hablar sobre una ley de aborto, que es otro tema y que entran otros factores que son muy importantes y que toda sociedad madura tendría que conversar o discutir pero aquí no estamos hablando de eso”, planteó.

Pese a ello, y aclarando que personalmente esta de acuerdo con el proyecto, Vivaldi deja claro que la objeción de conciencia es fundamental dentro de la iniciativa, eso sí, en la medida que se aplique a las personas y no a las instituciones.

“Nosotros como rectoría de la Universidad de Chile quisimos dar una opinión, que nos parece que ninguna institución, ninguna clínica privada podía decir que no iba a aplicar la ley. Ahora distinto, es que en un caso como este en que han habido opiniones muy profundas y sentimientos muy profundos uno peda pensar de que hay médicos que no quieran participar en una operación o un procedimiento que involucre aborto, porque el médico no va a hacer aborto y en ese caso nos parece importante salvaguardar, nos parece que es una cosa fundamental en la ley el derecho al objetor de conciencia”.

“Aunque en la práctica lleva al mismo resultado, nosotros creemos que es distinto que en un determinado lugar se diga, yo no voy a contratar si es privado, a alguien que no sea objetor de conciencia, yo le voy a exigir a todos los médicos que trabajan aquí que sean objetores de conciencia, eso es inapelable porque está dentro de la ley, pero que una institución diga, yo como institución no acepto la ley nos pareció que era peligroso”.

Los mujeres, los pobres y la imposición

Para el rector de la Universidad de Chile, la discusión de este tema se da en el tiempo correcto. No obstante, para la autoridad más que eso, lo que debe importar es que hay que avanzar en la despenalización de las tres causales -inviabilidad del feto, riesgo de salud de la madre y violación-  porque “estamos hablando de la posibilidad que tenga una mujer muy pobre. “Con quien quiera que haya vivido esta situación, si tu conversas con matronas, obstetras que han vivido la situación por la cual pasa esta niña, es rayano casi en la insensibilidad no hacer algo por ayudar a estas personas”.

Por esta razón, Vivaldi sentencia que la discusión sobre el aborto y en particular sobre este proyecto va mucho más allá. “Me parece tremendamente importante la libertad que cada uno tiene para pensar y tomar decisiones respecto a un problema y el derecho que las personas o instituciones tengan de imponerse en los demás que es el otro gran tema que está presente”.

Eso sí, advierte que en ningún caso esa libertad se ve traspasada por el proyecto que intenta sacar adelante el Gobierno, porque como Estado laico no está tratando de imponer su visión, sino más bien abrir las oportunidades de tomar decisiones de cada ciudadano.

“El estado laico no le impone nada a nadie, ahí no hay argumento, en el sentido de que esta no es una ley que diga es obligatorio, o sea que si la ley dijera, si se detecta tal patología en un embrión obligatoriamente tiene que producirse una interrupción del embarazo. Si tu dices eso, que no lo ha dicho nunca nadie, nunca los otros han impuesto su punto de vista”.

“Es distinto, si alguien estuviera en contra de estas tres causales en términos de decir si esto le ocurriera a un familiar mío y una mujer puede decir a mi misma, yo haría tal o cual cosa, distinto a decir esto es lo que tiene que hacerse para todos y creo que es ese el gran tema que está también, que terminas, siendo muy respetable tu opinión, esa opinión es álgida para ti, pero el tema que aquí se pone en el tapete es con qué derecho tú vas a imponerle a os demás que actúen así y ese es el tema que está muy presente en esta discusión”. aclara.  

Finalmente el rector de la U. de Chile, asegura que la institución que representa tampoco busca imponer ninguna posición por ejemplo a sus pacientes. “Si una una mujer tiene un embarazo y cae dentro de unas de estas causales, pero no quiere interrumpir el embarazo, la universidad de Chile tiene hoy día a través de un centro que se llama Cerpo, que está en el hospital Luis Tisné, la mejor infraestructura para que sigan adelante con el embarazo aunque tenga una de estas tres causales, tu nunca vas a obligar a nadie a que haga esto”.

“El problema es que hoy día se le prohíbe sin preguntarle a la persona afectada, eso es lo que hay que cambiar”.  

“Yo estoy de acuerdo con el proyecto, pero insisto, aquí hay dos cosas, la valoración que uno tenga y lo que uno haría (…) es clave diferenciar eso, de que acaso eso tenga que ser cierto para todos. Uno, es lo que uno sienta y lo otro es que si uno piensa que eso debe ser impuesto al conjunto de la población, en ese sentido es obvio que esta es una universidad pluralista y no puedo pedir  que todo el mundo piense como yo”.  

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo