Columna de Cine por Joel Poblete: Una cartelera con repercusiones bélicas y sexo descafeinado

Por Joel Poblete / Periodista especializado en cine y productor de contenidos de sanfic.

Nuevamente los estrenos de la temporada de nominados al Oscar permiten una asociación temática, ya que aunque se ambientan en épocas distintas, tanto la polaca “Ida” como la estadounidense “Francotirador” se centran en personajes que de manera directa o indirecta deben lidiar con los ecos y repercusiones de la guerra. 

A estas alturas, un año y medio después de su estreno mundial, con más de 40 trofeos internacionales, incluyendo mejor película y director en los premios del cine europeo y además de ser la favorita para el Oscar a la mejor cinta extranjera -también está nominada por su magnifica fotografía en blanco y negro-, de “Ida” ya se ha hablado y escrito mucho.

Aunque algunos la puedan encontrar demasiado tradicional o académica en su forma, la película atrae y captura desde su historia misma: una joven novicia que antes de recibir los votos en el convento donde ha vivido prácticamente toda su vida, tiene que compartir unos días con su único familiar directo, una tía que le revelará secretos y una tragedia que afectó a la familia durante la Segunda Guerra.

Con sensibilidad y delicadeza, el director Pawel Pawlikowski desarrolla una muy bien ambientada y por momentos amarga y desencantada mirada a la Polonia de los años 60, que a la vez es un conmovedor retrato sicológico de dos mujeres complejas y tremendamente humanas, cuyo interior podemos adivinar a través de sugerentes miradas y silencios, y gracias a dos estupendas actrices. Muy recomendable.

A su vez, próximo a cumplir 85 años, con “Francotirador” Clint Eastwood consiguió que por quinta vez un largometraje suyo fuera nominado al Oscar a la mejor película, al centrarse en la historia real de Chris Kyle, el más letal francotirador de la historia militar estadounidense, oficialmente confirmado como responsable de 160 muertes en el bando enemigo durante la incursión de su país en Medio Oriente luego de los ataques a las Torres Gemelas. 

Con un sólido Bradley Cooper encarnando a Kyle, el filme se basa en la autobiografía de éste, y aunque ocasionalmente se muestran las secuelas negativas internas que la guerra puede haber dejado en el protagonista, Eastwood no puede dejar de ser consecuente con su reconocida forma de pensar, y lo que prevalece es un enfoque más típicamente patriotero y reivindicativo del personaje, lo que sin duda hace que al margen de la exitosa taquilla que ha tenido, este trabajo despierte polémica y rechazo en distintos sectores de la sociedad norteamericana.

Pero a pesar de esos elementos ideológicos y morales, y de la falta de sutileza de más de un momento, es indiscutible que Eastwood -mucho más en forma acá que en su reciente y fallida incursión musical con “Jersey Boys”- entrega un gran trabajo en términos cinematográficos, que destaca especialmente por el manejo de la tensión y el suspenso en algunas escenas. 

Al margen de los premios de la Academia, y más allá de su calidad artística, probablemente el título más comentado y publicitado de la semana sea “Cincuenta sombras de Grey”. 

Aunque en líneas generales es bastante fiel al libro (las licencias que se toma son inofensivas y no afectan el tono de la historia), la adaptación al cine del exitoso best seller erótico de E. L. James es mucho más recatada y tibia de lo que muchos podrían esperar.

La directora británica Sam Taylor-John­son contó en su equipo con profesionales de probada trayectoria -por ejemplo, la fotografía del talentoso Seamus McGarvey y la banda sonora de Danny Elfman-, pero pese a eso y aunque en un principio la trama avanza dinámica y ligera, el contenido abiertamente sexual que marcaba el texto original acá queda reducido a la cáscara y a una estética publicitaria subrayada constantemente por las canciones de la banda sonora.

En cuanto a los protagonistas, al margen del atractivo físico de ambos y a su generosidad en las escenas de desnudos, Dakota Johnson está mucho más convincente y efectiva que el “acartonado” Grey de Jamie Dornan. Estas monótonas y descafeinadas “Cincuenta sombras de Grey” deberían cumplir con el que al parecer era el objetivo principal: entretener y provocar a las fanáticas del libro, pero el resto del público probablemente encontrará que el producto decepciona y hace sentir que, una vez más, es “mucho ruido y pocas nueces”.

“Ida” 

Polonia-Dinamarca-Francia-Inglaterra, 2013.

• Director: Pawel Pawlikowsk.

• Guión: Pawel Pawlikowski, Rebecca Lenkiewicz.

• Duración: 82 minutos.

“American Sniper” 

Estados Unidos, 2014.

• Director: Clint Eastwood.

• Guión: Jason Hall.

• Duración: 132 minutos.

“Fifty Shades of Grey” 

Estados Unidos, 2015.

• Director: Sam Taylor-Johnson.

• Guión: Kelly Marcel.

• Duración: 125 minutos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo