Estudio detecta diferencias de más de 100% en costos de créditos de consumo

Por

 

Marzo es para muchos uno de los meses de mayor gasto durante el año, por lo mismoy, por ende, uno de los periodos con mayor oferta de financiamiento del mercado en cuanto a créditos de consumo.

 

Un estudio del Centro de Economía Aplicada de la Universidad San Sebastián (USS) analizó las cotizaciones de 11 bancos locales, sobre la base de un préstamo de $1 millón 500 mil a 24 meses plazo, considerando un ingreso promedio de $500 mil, y el análisis que las diferencias son abismantes entre una institución y otra.

 

Se aprecian diferencias de tasas de interés y CAE por más del 100%. Concretamente, el banco más barato de la muestra cobra una tasa del 1,07% mensual, mientras que el más caro cobra un 2,62%, estableciendo una brecha o diferencia de tasas del 145% (o de 1,55% en términos de tasa).

 

En el caso del CAE, el mínimo es del 13,93% y el máximo es de 33,93%, es decir, con una brecha del 144% (o de 20% en términos de CAE).

 

“En el mercado bancario en Chile persiste una amplia oferta de instituciones financieras con condiciones bastante disímiles para un mismo producto crediticio, dando cuenta que es un mercado imperfecto, con tasas de interés corregidas por un determinado perfil de riesgo de crédito de los deudores de cada banco, posiblemente con grandes asimetrías de información, con demandantes de crédito que posiblemente suelen recurrir a la misma institución financiera donde tienen su cuenta corriente, cautivados por la relación y consejos dados por los ejecutivos de cuentas que los suelen atender”, explica Mario Valenzuela, vicedecano de la Facultad de Economía y Negocios y director del Centro de Economía Aplicada de la USS.

 

Asimismo, agrega que “si bien es difícil categorizar el tipo de cliente, probablemente Banco Bice tenga un universo de clientes menos masivo que Banco Chile, por ejemplo, y eso influya en las tasas”, agregó Valenzuela.

 

Lo anterior, resalta la importancia de cotizar en diversas instituciones antes de solicitar un crédito. Paralelamente, se hace necesario el intento por sistematizar la entrega de información a los bancos.

 

Valenzuela de todas formas reconoce que “posiblemente, el tiempo y la cantidad de información que deben presentar a una nueva institución financiera es una barrera de entrada que genera reticencia a cotizar. Lo que está claro es que si el mercado fuese realmente competitivo, las diferencias de tasas cobradas debieran responder sólo a las diferencias en el perfil de riesgo de los clientes, lo que es absolutamente lógico”, concluyó.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo