En un 65% aumentaron los casos de discriminación contra las minorías sexuales en 2014

Cifras que entrega el XIII Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, elaborado por el Movilh.

Por Daniel Inostroza

Según el informe, en 2014 se registraron un total de 237 denuncias y casos por discriminación basados en la orientación sexual y la identidad de género, que se reduce en un aumento del 65% respecto a los registrados en 2013, la mayor cifra conocida hasta ahora y que se contrapone con importantes avances para la diversidad sexual alcanzados en el ultimo año, según consigna el XIII Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile.

Las estadísticas elaboradas y recopiladas por el Movilh llaman a preocuparse por el aumento de los casos de discriminación. “Es efectivo que mientras avanzan los derechos de la diversidad sexual; en especial en los niveles legislativo, judicial y gubernamental, los sectores homófobicos multiplican sus acciones homofóbicas y transfóbicas. También es verdad que a mayor apertura sociocultural cada vez son más las personas LGBTI dispuestas a denunciar abusos. Esa es una tendencia de la última década”, señalaron desde el Movilh.

Sin embargo, añadió el organismo, “el explosivo aumento de abusos durante el 2014 es un hecho sin precedentes y que obedece a la sensación de impunidad con la que gozaron los sectores discriminadores, pues el Estado se relajó frente a este tipo de abusos”.

El estudio añadió que el “tema es particularmente sensible en el campo educacional, donde se registró el mayor incremento de casos homofóbicos y transfóbicos, un alarmante 240% más que el 2013, lo cual se dio en medio de un total silencio del Mineduc, en la mayoría de las ocasiones”.

Las cifras más relevantes

Los 237 casos del 2014  se dividen en 5 asesinatos; 29 agresiones físicas o verbales; 3  atropellos policiales; 12 casos de discriminación laboral; 17 hechos de discriminación educacional; 43 movilizaciones contra los derechos de las personas LGBTI; 26 intentos de exclusión de leyes o políticas públicas; 13 atentados contra la libertad de expresión; 9 hechos de discriminación familiar y 80 declaraciones de odio.

De las 11 categorías de discriminación analizadas, en siete aumentaron las denuncias. En el caso de los atropellos más graves, los asesinatos, hubo un penoso incremento del 25%, mientras que las agresiones físicas y verbales perpetradas por civiles subieron un 124% y la educacional, como se indicó, incrementó en un alarmante 240%.

La discriminación en cultura y espectáculos registro sólo dos abusos, al igual que el 2013, mientras que la exclusión comunitaria (familia, amigos) y los abusos policiales fueron las únicas categorías que disminuyeron, un 47% y un 50% menos, en forma respectiva.

Del total de 237 atropellos, el 13% afectó a personas gays, el 8% a lesbianas, el 7% a transexuales y el 72% a la población LGBTI como conjunto. 

Para ver el informe completo pincha aquí

Responsables de los abusos y distribución geográfica

A nivel nacional se identificó a 50 instituciones y 157 personas como  responsables de los 237 abusos contra la diversidad sexual, siendo los victimarios mayoritariamente los mismos de  años anteriores, “lo cual refleja la persistencia homofóbica y transfóbica de las iglesias, de la UDI, de gran parte de los parlamentarios de RN y de establecimientos religiosos y movimientos ultracatólicos, instancias que pese a sus esfuerzos no han logrado sumar a nuevos actores en sus cruzadas contra la población LGBTI”, indica el estudio.

En el plano institucional encabezaron el Ranking de la Homofobia el Tribunal Constitucional, seguido por la UDI. En el tercer lugar se ubicaron el Colegio Cumbres,  el Colegio Mixto Inmaculada Concepción de Talcahuano, el Colegio Alberto Hurtado Segundo de Valparaíso, Colegio El Valle de Casablanca., el Colegio Adventista de Calama,  Colegio Diego Velásquez de Santa Julia y la Universidad San Sebastián.

En el cuarto lugar quedaron variados referentes evangélicos, entre esos la Mesa Ampliada Unión Nacional Evangélica, y en el quinto la Conferencia Episcopal, seguida por la Corte Suprema, la corte de Apelaciones de Santiago,  la multitienda París,  Energy Fitness Clubs, Carabineros y Xinergia, entre otros.

En tanto, en el ranking de personas ocuparon el primer lugar tres asesinos y un atacante de personas LGBTI, así como  la presidenta del el TC Marisol Peña, y los ministros Raúl Bertensen, Francisco Fernández, Iván Aróstica, Domingo Hernández y José Romero.

En el segundo lugar quedaron varios senadores , diputados y dirigentes  de la UDI  y de RN, entre los que se encuentra Igancio Urrutia. En el tercer puesto está el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Ezzati, junto a otros obispos de la Iglesia Católica.

Parlamentarios opinan

El mencionado diputado UDI Ignacio Urrutia, integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, aparece en el segundo lugar del ranking. Esta evaluación es principalmente por su abierta postura a no permitir el acceso de homosexuales a las FF.AA. “Nunca me considerado homofóbico, sólo he dicho que no me parece que los homosexuales puedan ingresar a las FF.AA., que es mi punto de vista y puede ser rebatible”, señala en diálogo con este medio.

“Yo voté a favor de la Ley Antidiscriminación porque me enferma que haya discriminación, pero para mí el tema de las FF.AA. es distinto. Yo siempre he dicho que en las FF.AA siempre han habido homosexuales, pero que esté lleno es otra cosa” declara el parlamentario.

El argumento que el legislador sostiene es que los “homosexuales son más débiles y por algo los caricaturizan de la manera que lo hacen, como el personaje de ‘Pituca sin Lucas’, que me parece que lo hace salvaje, pero por algo lo interpretan de esa manera”.

El diputado comunista y presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, Hugo Gutiérrez, señala que no cree que “la discriminación esté  aumentando en nuestro país”, ya que más bien lo que se está dando es “un empoderamiento ciudadano que, gracias a una legislación que así lo permite, se está atreviendo a denunciar más los casos de discriminación”.

“La Ley Zamudio ha tenido como propósito fundamental visibilizar una intolerancia existente en nuestro país, una discriminación odiosa latente y que ya hay muchos ciudadanos que no están dispuestos a tolerarla, y me parece que ese es el camino correcto”, señala el parlamentario.

En esa línea, Gutiérrez se refiere los dichos del diputado Urrutia y señala que esto se atribuye a un a “sector conservador a ultranza de nuestro país que cree que las personas homosexuales o lesbianas son seres de otra galaxia y así mismo que son de una fragilidad que les impide hacer cualquier otra cosa que no sean ser peluquero o humorista”, agregando que lo importante es que “esa forma de pensar está en retroceso, no obstante, que hay instancias como la UDI que tienen esta concepción homofóbica que lo único que hacen es impedir que tengamos un país más tolerante e inclusivo”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo