¿Qué tan peligrosa es la temida araña de rincón?

Por Nathaly Lepe

El caso del joven que lucha por su vida en Valparaíso, tras ser picado por una araña, reactiva una vez más la pregunta acerca de la peligrosidad de la temida loxosceles aleta, más comúnmente conocida como araña de rincón.

Según explica la toxicóloga de la Universidad Mayor, Laura Borgel, este arácnido es altamente peligroso y está muy presente en los hogares del país, principalmente en los periodos de mayor calor, como el que estamos viviendo.

“Esta araña se encuentra en todos nuestros hogares y con las temperatura sus huevos van eclosionando en forma progresiva. Si las temperaturas aumentanesto provoca que un numero mayor de huevos vayan eclosionando y veamos un mayor número de individuos que pueden entrar en contacto con las personas”.

De acuerdo con la investigación que lleva adelante la profesional, aún no está confirmado si la cantidad de veneno que poseen los especímenes de mayor tamaño se a más peligros, sólo se sabe que contiene las mismas proteínas, lo que lo hace igualmente complejo.

Eso sí, aclara que casos de mordedura se puede afirmar que en sólo el 10% de los casos estos presentan complicaciones vitales, como el del joven de Valparaíso.

“Sabemos que efectivamente hay un 10% de las mordeduras que se complican y tienen riesgo de letalidad asociados a fallas multiorgánicas, asociados a patologías de coagulación, a fallas renales, hepáticas, etcétera”, precisa Borgel.

Aunque acuñara que en el 90% de los casos restantes siempre se va a producir la muerte de tejidos asociada a la inoculación del veneno. “El otro 90% que no se complica lo que van a hacer es la face de la lesión coetáneo, todos los mordidos hacen lesión dérmica que es la que en los primeros días es un poquito más roja y con el tiempo la placa libeloideo que es similar a la cascara de la berenjena y después aparece la placa necrótica”.

La especialista recalca que los periodos de calor hay que extremar los cuidados, porque es el periodo en que la araña está más activa y presente. “Sabemos que la época más frecuente que nosotros podemos encontrara este tipo de patologías es a partir de la primavera, se intensifica en el verano hasta que ya entraos en la etapa en la que la araña entra en una etapa de reclusión completa en que baja toda su actividad que es el periodo de otoño e invierno”.

Por último, Borgel, quien desde hace un año trabaja en una investigación sobre un suero para crear los daños asociados a la mordedura, comenta que han logrado avances importantes, en cuanto a aislar el veneno y evitar que las lesiones se compliquen.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo