Brent Curtis, representante de Fuzzbox sobre acusaciones de sus clientes: "Nuestra intención nunca fue estafar a la gente"

Por Jaime Liencura

Fuzzbox era una empresa que importaba instrumentos musicales desde Estados Unidos, ofreciendo productos de calidad a precios convenientes. Y todo funcionaba bien hasta principios de este año, cuando un grupo de clientes que había adquirido productos, se quedaron sin sus instrumentos y sin su dinero.

Una situación que el representante de Fuzzbox, Brent Curtis reconoce, pero que explica a Publimetro. “Lo que yo quiero enfatizar aquí y, de paso, explicarle a la gente, es que nosotros en ningún momento hicimos ninguna venta con la intención de no cumplir con el cliente. Efectivamente hemos tenido problemas y, de hecho, nos pueden acusar de malos administradores, de  mala gestión, de un mal negocio y muchas otras cosas más, pero no de estafadores, porque nunca, ninguna sola vez hicimos una transacción con la intención de no cumplir con nuestros clientes”, dice.

Curtis explica que varias razones desembocaron en el problema que mantiene actualmente Fuzzbox con sus clientes, entre ellos problemas bancarios, de proveedores, de descuentos, pago de reembolsos por retrasos, entre otros. Sin embargo, el que más destaca es el de un crédito bancario que no fue. “Hubo un momento en que nos replanteamos si seguir o no con el negocio.  Pero como teníamos una imagen de empresa ya ganada y se venían los meses fuertes en nuestra área de negocio, que es diciembre y la Navidad, pedimos un crédito bancario el cual teníamos preaprobado y que nos permitiría seguir con el negocio”.

Sin embargo, el nuevo proveedor que consiguieron tuvo problemas con los descuentos y cortó contrato con Fuzzbox y, por otra parte, el crédito nunca fue entregado. “Eso agudizó nuestra crisis financiera”, explica Brent.

“Quiero dejar algo en claro que cuando supimos que no podíamos vender más, bajamos el carrito de compras de la página web y comenzamos a trabajar por darle una solución a la gente que ya tenía compras hechas. El problema está en que mucha gente comenzó una especie de desprestigio contra nosotros, nos trataban de estafadores y eso mismo nos afectó económicamente. De hecho, el crédito que teníamos preaprobado no fue entregado y ahí recibimos otro golpe. Dentro de la investigación que el banco pudo realizar para la aprobación final del crédito los reclamos presentados en Sernac fueron una luz para que el banco evidenciara los problemas y terminara negándolo”.

– ¿Tú tienes claro que hay molestia entre la gente que compró su producto y no lo recibió?
– Lo sé y yo en esa posición los entiendo, comprendo su molestia, pero quieran que sepan que yo estoy haciendo todas las gestiones posibles para cumplir y entregar respuestas a cada uno de ellos. También quier decir que hay mucha gente diciendo en las redes sociales que yo soy un estafador y no es así. La gente tiene que tener mucho cuidado con usar ese término, porque nunca hubo una intención de estafar de parte de la empresa, ni de mi parte. Mira, hay gente que dice que yo me arranqué con la plata, incluso que estoy en Argentina y eso no es así. Estoy en Chile y estoy trabajando para solucionar el problema.

– ¿Tienes claro que la página web ya no está habilitada y que el teléfono para comunicarse con la empresa tampoco funciona?
– Claro y eso se explica por la situación de insolvencia que tenemos en la empresa. Nos tuvimos que deshacer de todos los gastos fijos, desvincular personas y desprendernos de otros gastos, como los de la oficina. Mantener la página web tiene un costo mensual para la empresa que no se puede solventar y lo mismo sucede con las oficinas. De cinco personas que estaban en la empresa ahora se redujo a uno que soy yo.

– Entonces, ¿cómo puede comunicarse la gente contigo para tener respuestas?
– Hay un correo habilitado, que es [email protected]. Sé que no los he respondido todos porque estoy solo en esto y no puedo pasarme el día respondiendo conversaciones por e-mail que a veces generan un hilo de 25 respuestas pidiendo información que no tengo. Yo me estoy comunicando con la gente a través de comunicados, donde le he dicho la misma información que estoy entregando a ti: que en un momento pedimos un crédito pero que se nos fue negado; que la segunda opción era vender la marca, pero debido al descrédito y la campaña de desprestigio que hay en las redes sociales tampoco se ha podido concretar. Esas cosas las he hecho y no son mentira. Entonces vuelvo a pedir que la gente no me trate de estafador, porque estoy buscando una salida y estoy dispuesto a acogerme a todas las responsabilidades que deba asumir.

– Hay requerimientos en el Sernac, ¿cómo has actuado frente a ello?
– Nosotros hemos respondido todos los casos que están en el Sernac y lo hemos respondido con la información que yo te estoy dando ahora, que es la misma que le entregué a la gente. El Sernac actúa como un ente mediador y sabe que estoy tratando de dar respuestas. Mira, si yo soy el cliente, pago mi instrumento y no se me entrega, voy a estar molesto y, te reitero, lo comprendo, entiendo que me sienta estafado. Pero vuelvo a decir que acá se está haciendo una campaña en contra de mí, donde la gente se está organizando para decir yo soy un estafador. A mí no se me ha condenado como estafador y yo estoy en todo mi derecho de hacer una querella con injurias por eso.

– ¿Qué puedes decirle a los clientes que están esperando una respuesta?
– Lo que te dije es que las opciones se agotaron y por eso tuvimos que acudir a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, lo que yo estoy dispuesto a hacer es asumir las responsabilidades que la parte legal estime para el proceso de ahora en adelante.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo