Un millón de dólares recibió una profesora por ser la mejor enseñando

Por

La docente norteamericana, Nancie Atwell, ganó este domingo la edición 2015 el Global Teacher Prize, considerado el nobel de la enseñanza celebrado en Dubai, ante una variopinta audiencia entre la que se encontraban Sheikh Mohammad, primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos; el expresidente de EE UU Bill Clinton, o el responsable del informe PISA, Andreas Schleicher.

Atwell, quien se hizo acreedora de un millón de dólares, retó a los docentes a “innovar sin permiso”. Pero advirtió a los periodistas de que “la tecnología es solo un medio, no la panacea de la enseñanza”.

“Es un honor recibir este premio, sobre todo en compañía de estos profesores extraordinarios”, dijo emocionada.

Al premio se habían presentado más de 5.000 docentes de 127 países. Entre los diez finalistas, no figuraba ninguno de Finlandia, uno de los países más reconocidos en materia educativa. Algunas de esas naciones ni siquiera participan en la prueba PISA. Pertenecen a contextos tan distintos como Afganistán, India, Haití, Kenia, Camboya, Malasia, Reino Unido o EE UU.

Entre los proyectos seleccionados como finalistas figura el del profesor afgano Azizullah Royesh, quien tuvo que enseñar a sus alumnos a leer y escribir tras la caída del Gobierno talibán, en 2001. También llegó a la final el método ideado por la docente de India Bir Sethi basado en la empatía, creatividad y racionalidad. Entre los diez finalistas se hallaba la primera escuela para ciegos de Camboya y un colegio de Kenia en el que Jacque Kahura sortea la escasez de recursos y la rigidez del sistema con grupos pequeños, excursiones y servicios comunitarios.

“El premio no es solo cuestión de dinero, sino que pretende sacar a la luz miles de historias de inspiración” y “devolver a los profesores la legítima posición que le pertenece”, ha asegurado el responsable de este galardón, Sunny Varkey, ideólogo de la Fundación Varkey, en un comunicado.

“Por supuesto que hace falta más que un premio para elevar el estatus de la profesión, pero mi esperanza es que este sea el comienzo de muchas conversaciones”, añadio.

La organización estipula que el millón de dólares (unos 950.000 euros) se pague en cuotas anuales de 100.000 dólares durante una década. En esos 10 años, el ganador no debe comportarse “de forma que desprestigie la labor docente” y, en los cinco años siguientes a la recepción del premio, no puede abandonar la profesión de enseñante.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo