Ministro Peñailillo en Icare: "Chile no es un país corrupto"

Por ATON CHILE

El ministro del Interior Rodrigo Peñailillo no eludió hoy la crisis que desde hace varios meses tiene en entredicho la credibilidad de la clase política y del empresariado chileno, como consecuencia de los casos de irregularidades que se ventilan en los tribunales de justicia.

Durante su intervención, el titular de Interior aseguró que pese al actual momento que vive el país, es necesario no prejuzgar y dejar que las instituciones cumplan su rol.

“Los organismo púbicos, los partidos políticos, los representantes de la ciudadanía y los empresarios son parte de un entramado que basa sus relaciones en la confianza. En definitiva, diversas instituciones aparecen cuestionadas y es algo preocupante, y en muchos casos también injusto”, dijo Peñailillo.

“Injusto, porque estamos orgullosos de ser un país de trabajadores, de gente comprometida con el servicio público, y de empresarios y de emprendedores que generan empleo y riqueza”, recalcó.

Siempre en esa línea, el ministro del Interior dijo que a pesar de los últimos acontecimientos nuestro país no ha tocado fondo en materia de probidad. “¡Chile no es un país corrupto!”, enfatizó.

Peñailillo dijo que el actual momento se debe resolver con el compromiso de todos los actores para avanzar hacia una normativa sólida que permita eliminar la corrupción y los conflictos de interés de la actividad pública y privada, para recuperar las confianzas.

“No podemos vivir en una sociedad bajo sospecha permanente. Amigos y amigos, hoy Chile demanda un esfuerzo mayor de todos los actores.Los hechos recientes nos ponen ante la necesidad de continuar avanzando hacia regulaciones y normativas, sean éstas voluntarias u obligatorias, para borrar los conflictos de interés, la corrupción y los comportamientos antiéticos”, sostuvo.

“Estamos empeñados en profundizar estas normativas, en avanzar en una legislación de hierro que separe decididamente los negocios de la política, y en desarrollar bases más sólidas de confianza para los ciudadanos. Confianza en el rol del Estado, en el papel de la política y, por cierto, confianza en el empresariado”, afirmó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo