Columna del Padre Hugo Tagle: Día del que está por nacer

Por Padre Hugo Tagle

El próximo miércoles 25 de marzo se celebra el día de la Anunciación, Jesús se encarna en las entrañas de María y comienza la preparación a su nacimiento, nueve meses después. Con motivo de esta festividad religiosa, el año 2013, luego de su trámite, se aprobó el proyecto de ley 20.699 para celebrar el “Día del que está por nacer y la adopción”, en ese día, resaltando la dignidad de toda persona concebida en el vientre materno. Nuestra Constitución garantiza el derecho a la vida, estableciéndose en su inciso segundo que la ley protegerá la vida del que está por nacer. En una sociedad en la que se aboga por el legítimo derecho de las personas a contar con los bienes fundamentales, debemos poner en el centro, como una prioridad fundamental, el derecho a la vida desde su concepción hasta el término natural de ella.

No es un tema menor. Amamos la vida. Pues bien, defendámosla. El derecho a la vida, sin limitaciones, es inviolable e indisponible y debe ser promovido y garantizado desde la concepción hasta la muerte natural. La persona y la vida humana están íntimamente vinculadas. Desde el inicio mismo de la vida, todos estamos llamados a que se nos respete y a reconocer la dignidad como un valor intrínseco a toda vida humana. No es “algo” que se ha gestado en una mujer. Se trata de “alguien”.

De ahí que estamos llamados a proteger y cuidar de manera particular a los más frágiles durante todo su ciclo vital, otorgándoles condiciones dignas de vida. 

Pero no basta con decir “no al aborto”. Hay que decir “sí a la vida” y actuar en consecuencia. Quiero destacar los esfuerzos legislativos por mejorar los cuidados de las madres embarazadas, en especial de quienes están solas; el aumento de tiempos y más recursos para el derecho a pre y postnatal, tanto para la madre como para el padre. Es tarea de ambos el cuidado de la nueva vida.

Felicito aquí las iniciativas para agilizar los procesos de adopción, dando la posibilidad a decenas de familias de tener y educar a un hijo que de otra manera no nacería. En nuestro país hoy se concreta la adopción de solo el 35% de los niños que están en condición de ser adoptados, permaneciendo los que no tienen esta oportunidad en centros de menores. Invito a más matrimonios a ser generosos y acoger una vida que anhela tener un hogar.

Construyamos una cultura de la vida donde se enfatice el amor, el respeto, la dignidad y la responsabilidad con el prójimo, particularmente del que está por nacer, del anciano y enfermo hasta su muerte natural. Esa será una cultura de la vida, del amor, de la verdadera paz, integración, libertad y justicia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo