¿Qué tan efectivo es poner una lanita roja a los bebés? Conoce aquí la visión de la astrología y la ciencia

Por Jaime Liencura

Para los bebés, el mal de ojo es como ver que su mamá se va a trabajar o igual que sintonzarle las noticias en la TV, pues producto de aquello se sienten incómodas y no hay manera de hacerlas callar. La sabiduría popular indica que para evitar estos problemas, siempre es conveniente ponerles una lanita roja en alguna de sus manos, convirtiendo ese noble y simple elemento en el escudo que permitirá a los locos bajitos defenderse de las maldiciones.

 
“Generalmente, lo que yo recomiendo, es que además lleven siempre una medallita con la imagen de la Virgen”, dice la astróloga Yolanda Sultana a Publimetro
 
“La lanita roja sirve para rechazar el mal de ojo, que se produce cuando una persona fuerte de carácter mira a la guagüita. A veces, la envidia hace que las guagüitas después se pongan lloronas, inquietas, con problemas, pero con la lanita se previene todo eso”, indica la astróloga.
 
Sin embargo, desde el punto de vista de la ciencia, esta creencia no tiene ningún asidero. Eso es lo que dice la doctora María Angélica Saavedra, pediatra y directora docente de la Escuela de Medicina de la Universidad Mayor.
 
“Yo conozco a mucha gente que lo usa, incluso gente adulta, no solamente niños. Algunos dicen que todo esto viene de una creencia de la Kabbalah y que protegería de la envidia y del mal de ojo. Desde el punto de vista médico, no tiene ningún valor, pero yo soy muy cauta de respetar lo que la gente cree: de la fe que le asigna a esto”, dice la doctora.
 
Los síntomas del mal de ojo
 
Para algunas personas, el mal de ojo proviene precisamente cuando una persona  “cargada” con vibras negativas contagia al bebé con ellas. Tras esto, los niños comienzan a sentirse inquietos, incómodos y con ganas inexplicables de llorar.
 
Para María Angélica Saavedra, muchas veces estos síntomas no son “mal de ojos” si no que son los síntomas previos de una enfermedad. “Generalmente el resfrío, genera problemas similares: dolores de cabeza y de cuerpo que hacen que una guagüita de cinco, seis o siete meses comience a llorar”, indica la académica de la U. Mayor
 
Empacho: no se recomienda “quebrar la espalda”
 
Para Yolanda Sultana, cabe diferenciar el llamado “mal de ojo” con el nunca bien ponderado “empacho”. Para ella, los segundo tiene que ver con una condición de malestar que no se previene con la “lanita roja”, sino que se es un malestar general que se debe tratar con pócimas y baños especiales.
 
“Cuando eso sucede, siempre es bueno bañar a las guagüitas con flores y un poco de ajo, arroz y vinagre. Tú tienes una vasija de agua y le pones un poquito de vinagre y los demás ingredientes, y luego zambulles al niñito ahí. Eso le ayudará a tener mejor energía”, indica Sultana.
 
Sin embargo, la doctora Saavedra aclara que siempre es conveniente llevar al bebé a un centro médico de confianza. 
 
“La gente conoce el empaño cuando a la guagüa se le hincha la guatita y eso es una parte de un cuadro médico que generalmente deriva en la diarrea. Hay mucha gente que dice que cuando esto le sucede a su hijo, piensan en quebrarle el empacho, que es un masaje realizado en la columna vertebral y que luego deriva en una diarrea del niñito. Eso es peligroso porque las personas pueden producir algún daño en la columna del bebé, lo que puede generar problemas en el futuro”, advierte la doctora.
 
“Yo respeto mucho lo que la gente cree, pero en mi caso personal, yo siempre recomiendo a los padres visitar a un doctor. Si en mi consulta llega un paciente y su bebé tiene la lanita roja, yo lo respeto y no les digo que se las saque. Sin embargo, siempre converso con ellos y les cuento lo que debe saber”, sentencia la profesora universitaria.  

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo