Enchufes bajo el agua: otro peligro de las casas devastadas por la catástrofe en el Norte

Por Jaime Liencura

Durante la mañana de este viernes, el Subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, tuvo que informar  los resultados de un trágico balance: una de las muertes a causa del desastre natural que golpeó el norte fue a causa de una descarga eléctrica. El fallecido era un menor de 13 años de Antofagasta. 

 
La autoridad informó que la familia se encontraba conectada de manera irregular a la red eléctrica y que a causa de eso, el preadolescente recibió la descarga que lo llevó a la muerte. 
 
Miguel Arias, doctor en ciencias de la Ingenería Eléctrica de la Universidad Federal de Río de Jainero y académico de la Universidad de Santiago, aclara lo peligro que resulta conectarse de manera irregular a la red eléctrica.
 
“Cuando este tipo de conexión se hace sin autorización, no se cumplen con los estándares de seguridad y obviamente se aumenta el riesgo de una descarga”, indica el especialista.
 
Sin embargo, advierte que no todas las conexiones “artesanales” son riesgosas. “Cuando estamos hablando que alguien está ‘colgado’ de la red eléctrica, no siempre significa que no está autorizado y hay que tener ojo con eso. Generalmente las empresas eléctricas dejan un sistema para retirar corriente y eso pasa con los circos, con los puestos de una feria artesanal, eventos temporales, entre otros. En esos casos, hay permisos asociados y, como son instalaciones provisorias, se realizan con todas las condiciones y protocolos de seguridad”, indica el académico de la Usach.
 
“El riesgo aumenta cuando se hace sin autorización, porque además hay un problema legal y otro, el más importante, el de la seguridad”, indica el especialista.
 
Enchufes bajo el agua: otro gran riesgo
 
Cuando la Dirección Meteorológica de Chile anunció que las lluvias cesarían tanto en la Región de Antofagasta y en la de Atacama, varias personas comenzaron a volver a sus hogares a rescatar las pocas especies que se habían salvado de las inundaciones y del aluvión. Sin embargo, había un peligro que quedaba en casa: las instalaciones eléctricas dañadas y enchufes bajo el agua. 
 
Ante eso, Miguel Arias dice que el riesgo dependerá de las condiciones de aislamiento que tenga una persona. “Cuando un conductor eléctrico queda en conexión con el agua, puede eventualmente tener un efecto en un lugar cercano”, dice el profesor y luego agrega que “todo depende de la forma de aislamiento en que se encuentre la persona”.
 
La explicación es simple: cuando un cuerpo toma contacto con un conductor de electricidad y este se encuentra aislado, podría no pasarle nada. Sin embargo, la recomendación absoluta es evitar acercarse a un enchufe que se encuentre bajo el agua. 
 
Ahora, si es estrictamente necesario ingresar al lugar, se recomienda comprobar el estado del panel principal de electricidad y tratar de cortar el suministro con un elemento altamente aislante (material de plástico o PVC). Asimismo, se recomienda usar trajes especiales que eviten el contacto del cuerpo humano con terminales eléctricas. Finalmente, si no es posible lo anterior, se recomienda no ingresar al hogar. 
 
En cualquier caso, a través de un comunicado, la empresa encargada de canalizar la energía eléctrica en la Región de Atacama indicó que hay brigadistas y grupos de apoyo llegados desde Rancuagua y Santiago que ya han despejado caminos y que han permitido restablecer el suministro eléctrico a cerca de 2.500 personas. 
 
Mientras tanto, hasta las 11:00 de este viernes, cerca de 15.500 clientes en Copiapó, Diego de Almagro, Chañaral y Alto del Carmen todavía están sin luz. Por el momento, desde la segunda hasta la cuarta región, la empresa ya tiene a 36 brigadas trabajando “con dedicación exclusiva a las labores de reposición del suministro”. 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo