Escribe como un genio con la nueva fuente basada en la letra de Abert Einstein

Escribe como un genio con la nueva fuente basada en la letra de Abert Einstein

Aprendan un par de raras e inusuales palabras y sonarán como unos genios. Y ahora, también pueden escribir como uno, gracias a la nueva fuente basada en la letra manuscrita de Albert Einstein. El tipógrafo alemán Harald Geisler y la físico formada en Harvard, Elizabeth Waterhouse, analizaron durante seis meses la letra del famoso científico en manuscritos de los Archivos Albert Einstein. Después, la dupla diseñadora trazó la letra santificada en un dispositivo digital usando un lápiz óptico. Actualmente tratando de conseguir fondos en Kickstarter, Geisler y Waterhouse planean tener su fuente prototipo disponible para el público en enero próximo. La pareja habló con Publimetro sobre la ingeniosa tipografía, cuyo lanzamiento se hará en honor a que este año es el centenario de la publicación de la teoría de la relatividad.

¿Por qué crearon la fuente Einstein?

– Harald Geisler: Liz y yo estábamos sentados en un café de Frankfurt con otro amigo haciendo una lluvia de ideas para proyectos interesantes. Yo estaba recién graduado de una escuela de arte y Liz sugirió hacer un trabajo de diseño de fuentes a mano. Entonces empezamos a tirar nombres.

Elizabeth Waterhouse: La fuente es un tributo a un pensador fabuloso. Y es también una forma de traer la caligrafía a mano a nuestras vidas digitales.

¿Qué es lo especial en su estilo de caligrafía?

– EW: La caligrafía de Einstein es preciosa, con letras rítmicas y curvas suaves. Esta suerte de regularidad ha ayudado mucho en el diseño. Yo estaba encantada también por el hecho de que este pensador innovador, quien cambió la forma de imaginar el espacio y el tiempo, tuviera un estilo de escritura claro y lo mantuviera en el tiempo. Por lo que también para mí era algo personal. Pero, quizás fue porque encuentro belleza en cosas extrañas. Solía fotografiar las ecuaciones escritas en las pizarras durante mis estudios en Harvard. Los profesores no entendían porqué yo lo encontraba interesante.

¿De dónde están sacando la caligrafía de Einstein?

– EW: Afortunadamente, está en un archivo online. Son casi dos mil páginas de sus 80 mil manuscritos digitalizados.

¿Tuvo el “Einstein Estate” (N. del T: quienes tienen los derechos de las escrituras de Einstein) algún problema con que copiaran su caligrafía?

– HG: Para trabajar con la caligrafía de Einstein necesitamos una licencia oficial. El “Einstein Estate” aceptó nuestra propuesta de crear esta fuente, ya que coincide con el centenario de la publicación de la Teoría General de la Relatividad.

Cuéntenos sobre el proceso detrás de la creación de la fuente.

– HG: Usé un lápiz digital para trazar los movimientos necesarios para crear cada letra. Este movimiento de línea es entonces afinado para crear las formas en tinta sobre el papel que Einstein usó. Estos bocetos se guardan como un gráfico vectorial y se guardan juntos en formato OpenType PostScript. Esta fuente OpenType es después programada con un mecanismo alterno llamado “sustitución polialfabética” que administra los cambios en las variaciones de letra.

¿Fue un proceso difícil?

– HG: Cada paso es simple, pero cuando se hacen juntos la complejidad se multiplica. Tuvimos que planificar todo con mucha precisión. Si decidíamos cambiar algo, podía significar días, incluso semanas de corrección y de trabajo adicional.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando en esta fuente?

– HG: Trazar los prototipos tomó cerca de seis semanas. Ahora estamos buscando un mínimo de seis meses para terminar el trabajo. Nuestra campaña en Kickstarter termina a principios de junio, por lo que el lanzamiento final va a ser en enero de 2016.

¿Quién creen que usaría esta fuente?

– HG: Estoy tratando de no imaginármelo. ¡Quiero sorprenderme! Hace algunos años, hice una fuente de la caligrafía de Sigmund Freud. El resultado era imprevisible. La tipografía ha sido usada para un logo de un fotógrafo de moda en Massachusetts, y para un club de cosplay medieval de Münster, Alemania. Pero lo que más me llamó la atención fue que un estudiante de sicología de Australia me contactó personalmente. Quería tatuarse una frase de Freud en la espalda que era muy importante para él. Le dije que fuera al archivo de Freud en Viena. Cuando, ni la gente de Viena ni los del Museo de Freud en Londres le dieron una muestra, yo puse la frase (Donde quiera que vayas, ahí estará tu ego) en la fuente.

Loading...
Revisa el siguiente artículo