La histórica ciudad de Palmira, en peligro ante el avance de Estado Islámico

Por EFE

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) logró hoy irrumpir de nuevo en la ciudad de Palmira, cuyas ruinas están incluidas en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y tomó un tercio de la población, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los yihadistas entraron en la urbe tras combates contra las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, que el domingo pasado expulsaron a los radicales de los barrios del norte de la población.

En los enfrentamientos, ambos bandos se intercambian fuego de artillería.

En paralelo, la aviación gubernamental está bombardeando posiciones de los extremistas en la localidad y sus alrededores.

Según la ONG, hay un número indeterminado de bajas en ambas partes.

Hasta el momento, los combates se han localizado en la parte nororiental de la ciudad moderna, lejos de la parte antigua, que está al suroeste.

El EI inició hace una semana una ofensiva en el este de la provincia central de Homs, donde se ubica Palmira.

En este tiempo, ha tomado el control de los pueblos de Al Sujna y Al Ameriya, así como de los campos de gas de Al Arak y Al Hil.

Ubicada en un oasis, Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Tal es su riqueza monumental que es uno de los seis lugares sirios incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y también en su lista de Sitios en Peligro por el actual conflicto que asuela el país.

El resto de lugares sirios que están en esas listas son: los cascos viejos de Alepo, Damasco y Busra; el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte.

Antes del inicio de la contienda en Siria, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas del país árabe y de la región.

A lo largo de estos años, Palmira ha sufrido el saqueo de sus antigüedades, ahora en riesgo con el ataque del EI, que ya ha destruido importantes sitios arqueológicos en Irak.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, considera que el Estado Islámico podría no solo ser una amenaza para el patrimonio de la humanidad que se conserva en Siria, sino para una de las siete maravillas del mundo: las pirámides de Egipto.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, advierte de que el Estado Islámico, que se apoderó de la antigua ciudad siria de Palmira, declarada por UNESCO patrimonio de la humanidad, podría destruirla y llegar hasta las pirámides en Egipto si nadie lo detiene.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo