Columna de Beatriz Sánchez: En contra de los malos carabineros

Por Beatriz Sánchez

¿Cuántos de ustedes están a favor de las marchas? ¿Cuántos de ustedes consideran que marchar o manifestarse en las calles es una forma legítima de luchar por los derechos… de hacernos visibles? Yo creo esto, considero un derecho fundamental el de los ciudadanos a expresarse. 

Hoy en Chile, lamentablemente, una de las pocas vías de manifestación popular es salir a las calles. No existe el derecho al plebiscito nacional, no hay referéndum revocatorio, ni siquiera la Constitución permite la figura de la renuncia a los parlamentarios que burlan a las leyes y a sus electores. Lo que queda es la manifestación.

Cuando la directora del Instituto de Derechos Humanos, Lorena Fríes, incluyó en un documento para la enseñanza media una crítica al actuar de Carabineros, la reacción fue inmediata. El texto decía que la policía uniformada reprime en las manifestaciones, afectando el derecho de salir a la calle, el derecho a marchar. Desde el Ministerio del Interior, desde Carabineros, varias autoridades y cientos de ciudadanos la criticaron y apuntaron a su descriterio. ¿Estaba, acaso, diciendo que Carabineros reprime en las marchas? La respuesta puede molestar, pero sí, Carabineros, lamentablemente, reprime en las marchas. Y eso quedó en evidencia luego del 21 de mayo.

Dos estudiantes resultaron heridos de gravedad y los testimonios e imágenes de testigos apuntan a Carabineros. Rodrigo Avilés, de 28 años, estudiante de la Universidad Católica, se encuentra (al momento de escribir esta columna) con riesgo vital al azotar la cabeza en el piso, según denuncian testigos, luego de que recibiera en el rostro el chorro del carro lanzaagua de Carabineros. El otro caso afectó a la estudiante del AIEP, de 19 años, Paulina Estay, quien recibió un lumazo de un carabinero y un empujón de otro funcionario uniformado que la lanzó de espaldas y golpeó su cabeza en la vereda. Lamentablemente, no son los únicos casos.

No discuto que la pega de los carabineros es dura, es de sacrificio, requiere de mucho espíritu, de criterio. Pero también de conocimiento, estrategia y templanza. Son ellos los que representan al Estado en las calles, son ellos a los que nosotros, los ciudadanos, les hemos dado la confianza y la responsabilidad de portar las armas. Por eso es que a Carabineros le pido más. Porque su trabajo es representar al Estado frente a los ciudadanos y saber utilizar, para el bien de todos, sus armas.

Las imágenes que vimos este 21 de mayo dicen otra cosa. Hay abuso y mala utilización. Y ojo, que se trata de un abuso del Estado y una mala utilización de sus armas.

Pero quiero ser precisa. No echo a todos en el mismo saco. No son “todos” los carabineros, no son “todas” sus unidades. No estoy en contra de Carabineros… estoy en contra de los “malos carabineros”.

Ellos, ante nosotros, los ciudadanos, tienen una responsabilidad mayor. Ellos representan al Estado, están entrenados para mantener el orden y son los que están autorizados a portar las armas. Pero, además, enfrentan sumarios internos que son secretos y sus procesos los ve la justicia militar, que opera sin transparencia y con atenuantes que rebajan las penas respecto a un ciudadano cualquiera. Es por eso que su responsabilidad es mayor y busco que la cumplan en las calles. Sin defensas corporativas.

Insisto. Esto no es en contra de Carabineros, es en contra de los “malos carabineros”.  

Yo también me sumo: #nomasrepresion.

Las opiniones aquí expresadas no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo