Columna de Vardoc: “The Witcher 3: Wild Hunt”

Por Vardoc

Un nuevo reto técnico y creativo ha enfrentado CD Projeckt junto al lanzamiento de uno de sus juegos más ambiciosos, hablamos de “The Witcher 3”, el final de la trilogía.

Este juego, que destaca por ser una excelente obra narrativa y literaria revelando el amor verdadero de CD Projekt por esta saga, es la tercera y última entrega de la trilogía liderada por el Lobo Blanco. Para quien no esté muy familiarizado con el juego, primero que todo está basado en una saga de libros escritos por un autor polaco y cuenta la historia de Geralt de Rivia, hombre al que le fue encargado curar a la hija del rey Foltest de una maldición que la transformaba en una extraña criatura, donde Geralt lo logra satisfactoriamente. Desde este punto, Geralt se transforma en uno de los pocos brujos que quedan en el mundo medieval, un cazador de monstros con poderes sobrenaturales. 

Tras el primer lanzamiento del juego en 2007, llegó la segunda parte de la saga llamada “The Witcher II”, en 2011. Hoy en 2015 es el lanzamiento de esta tercera entrega en el que hemos compartido con Geralt su camino de brujo donde nos revela tres juegos muy distintos entre sí, con objetivos diferentes, pero siempre manteniendo el rol principal y más importante: el narrador. 

Profundizando en “Wild Hunt”, es un salto brusco y auténtico referente a su segunda parte, aunque aún nuestra decisión como jugador es lo más interesante, teniendo como dos o tres opciones disponibles a través de un contador de tiempo para presionarnos. Aunque si bien las decisiones no son trascendentes para formar nuestro carácter, para lo único que nos servirán serán para meternos en la mente de nuestros enemigos para que así actúen a nuestro beneficio.

La estructura de juego ha cambiado y han tomado las misiones secundarias en un verdadero mundo abierto, demostrando como desarrolladora que no debieron renunciar a la esencia de la saga para continuar con sus propósitos. Ahora cómo lo lograron: dividiendo las misiones en tres grupos: principales, las relacionadas con la trama principal; secundarias, completamente opcionales, y, por último, las de caza de monstruos, donde nos contratan para acabar con “X” criatura. El gran miedo de dar el salto al mundo abierto es que los seguidores lo tomen como “relleno”, lo que puede arruinar lo que se ha creado. 

Sin embargo, el juego en sí no es un sandbox al ciento por ciento, puesto que todas las misiones van relacionas a un contexto oportuno, por lo que no podremos hacer lo que queramos ni lo que nos venga en gana dependiendo sólo en nuestra diversión. Si bien “Wild Hunt” es un mundo abierto, tiene una sola dirección sólida.

Al igual que sus anteriores entregas, el combate y jugabilidad ha cambiado entre juego y juego, y en esta ocasión no es distinto, ya que en “Wild Hunt” nos encontramos con un personaje más ágil, esquivando rápidamente, complementado con la clásica voltereta en el suelo. Además tenemos un sistema de bloqueo el que convertimos como contraataque. A lo anterior se agregan los elementos característicos como pociones que aumentarán nuestras aptitudes físicas y en “Wild Hunt” encontraremos una ballesta la que nos será útil para enfrentar criaturas aéreas y submarinas. 

Esta tercera y última parte de “The Witcher” es la pieza faltante para dar cierre a un juego colosal, con un potente contenido narrativo, excelente producción y detalles tecnológicos.

Ahora si a los nuevos conocedores de esta saga les inquieta no haber jugado los anteriores, no se preocupen, ya que CD Projekt ha pensado en ello y el claro ejemplo es que sólo estará disponible para PC, PS4 y XBOX One, por lo que podrán empezar directamente desde esta tercera parte sin perderse de nada.

Las opiniones aquí expresadas no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo