Mujeres acusan a Tribunales de Familia: "No nos dejan ser madres"

Por Nathaly Lepe

“Lo único que queremos es resguardar los derechos de nuestra hija y que sea reconocida por ambas”. Esta es la batalla legal que mueve a Claudia Amigo y Claudia Calderón y que las llevó hasta la justicia para conseguir que la hija de ambas finalmente sea reconocida como tal por el Estado chileno.

El problema, dice Claudia Amigo, es que a pesar de sus esfuerzos, la justicia ha actuada de manera discriminatoria producto de que son una pareja “no tradicional”.

La situación tiene a esta familia bastante apesadumbrada, luego que el 20 de marzo presentaran ante el tribunal una acción voluntaria por la Posesión Notoria del Estado Civil de Hijo, buscando que la madre no biológica o de ‘crianza’ sea reconocida legalmente.

La idea, buscaba emular el fallo del tribunal de Familia de Los Lagos que en 2011 falló una situación similar, reconociendo a dos mujeres mapuches como madres de tres niños. Sin embargo, pese a este precedente, según cuenta Amigo “el Tribunal de Familia se negó en escuchar”.

“Nosotras somos dos madres lesbianas y hemos entablado una acción voluntaria por la Posesión Notoria del Estado Civil de nuestra hija de 10 años, para resguardar el bien superior de ella en el tribunal de familia y fuimos rechazadas. Apelamos a la corte de apelaciones y la corte también nos negó el acceso a la justicia, es decir, ni siquiera nos dan la oportunidad de ir a audiencia”, relata Amigo.

Tras este revés llevaron el caso a la Corte de Apelaciones, donde la respuesta tampoco fue la esperada. En dicha instancia se mantuvo la resolución del Tribunal de Familia de negarles la Posesión Notoria de su hija a la ‘madre de crianza’.

“Estamos desconcertadas por la indolencia con que la corte ha fallado, en vulnerar a nuestra hija de su derecho inherente de ser legalmente reconocida como hija de ambas madres, como si lo hacen de manera gratuita para hijos de parejas de distinto sexo en Chile. Simplemente porque sus padres tienen genitales distintos nada más, no es por ninguna otra razón, es así de cruda nuestra realidad de familia”, dice Amigo.

Claudia agrega que tras este fallo no bajarán los brazos y que junto al equipo jurídico que las apoya están analizando recurrir a tribunales internacionales para lograr que el Estado finalmente las reconozca como una familia.

“Nuestra hija tiene 10 años y cursa 5 básico en un colegio laico Municipal de Santiago cuenta con el apoyo incondicional de sus pares, profesores y dirección del colegio desde kinder. Llevamos bastante tiempo abogando por lo mismo y lo único que queremos es resguardar los derechos de nuestra hija y que sea reconocida por ambas”.

Claudia cuestiona la decisión del tribunal y apunta que finalmente tras todo lo andado, lo sucedido sólo puede explicarse como una “discriminación arbitraria”

“No hay justificación alguna, no nos dejan sre maders y es discriminación lesbofóbica desde donde la mires. Ella tiene el derecho que tienen todos los niños, ser reconocida por ambos padres, en este caso por ambas madres”, concluye Amigo.

¿Qué dice la ley?

El académico de la facultad de derecho de la Universidad Andrés Bello, Francisco Estrada, explica que “nuestro sistema legal en derecho de familia tiene inconsistencias entre los compromisos internacionales que hemos asumido y las leyes que tenemos”.

Sobre el caso en particular, el académico apunta que “los Tribunales cuentan con un repertorio de normas legales que podrían ocuparse y en aquellos casos en que no hay una regulación tan estricta, en que no se diga padre y madre, o los cónyuges pueden, efectivamente hay espacio para que las normas internacionales sean acogidas”.

“En otros casos, donde hay marcos legales más estrictos y restrictivos, los tribunales no van a poder acoger esas peticiones de homoparentalidad, homo cuidado, porque hay normas legales expresas que así lo establecen”, acota.

Sobre el caso de la Posesión Notoria, acota Estrada, si existen límites, por lo que en este caso, lo que ellas están pidiendo las madres “se topa con las restrictivas leyes que tenemos en ese sentido”.

“Lo que ellas ponen en evidencia es la necesidad de que estas leyes sean reformadas y se ajusten entonces a estos principios de igualdad, no discriminación y co responsabilidad que están reconocidos en el ordenamiento internacional”, concluye el académico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo