Alemania rechaza demanda de Grecia de un nuevo rescate tras el "No" de los griegos

Por AFP

Alemania rechazó este lunes las demandas de Grecia de negociar otro paquete de ayuda financiera para evitar su salida de la eurozona tras el masivo “No” de los griegos a la austeridad que exigen los acreedores.

El sacrifico del ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis, que el lunes dimitió para facilitar las negociaciones con los acreedores internacionales, no parece haber cambiado nada.

Para Berlín, “no se  trata de personas, sino de posiciones”, dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

“Depende de Grecia” si quiere seguir en la eurozona, dijo. “Esperamos ver las propuestas del gobierno griego a sus socios europeos”, agregó.

Una fuente gubernamental griega dijo que el primer ministro Alexis Tsipras, y la canciller alemana habían “acordado” en una conversación telefónica este lunes que Atenas presentará sus propuestas en la cumbre de mandatarios que ha sido convocada de urgencia para este martes en Bruselas.

 
– “Dispuestos a ayudar” –

 

La dureza de las declaraciones de Berlín contrastan con el tono conciliador de Francia, Italia y España.

El jefe del gobierno italiano Matteo Renzi dijo en su cuenta de Facebook que Europa “necesita hablar no solo de austeridad y equilibrio presupuestario sino de crecimiento, infraestructuras”, mientras España está abierta a nuevas negociaciones sobre un nuevo plan de ayuda a Grecia.

Aunque el pasado martes Grecia no logró reembolsar un préstamo de 1.500 millones al FMI, apartándole de nueva asistencia financiera, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, aseguró que la institución “monitorea la situación” y está “dispuesta a ayudar a Grecia si se lo pide”.

La canciller alemana se reúne el lunes por la noche en París con el presidente francés François Hollande para analizar las consecuencias del referéndum griego, en el que el rechazo a la austeridad se impuso con el 61% de los votos.

Mientras los líderes de la eurozona analizan las consecuencias del voto griego, Tsipras también habló con el presidente ruso, Vladimir Putin por teléfono.

Tras las multitudinarias celebraciones por la victoria del “No” en las calles de Atenas en la noche del domingo, los griegos saben que su salida del euro, el temible Grexit de consecuencias imprevisibles tanto para Europa como para Grecia, no está excluida.

El riesgo más inminente es que los bancos se queden sin dinero y se prolongue el corralito decretado hace una semana, que permite sólo sacar 60 euros por día y por persona.

“Tenemos muchos problemas, y ni el ‘sí’ ni el ‘no’ nos representan. Estamos preocupados por nuestras vidas, y queremos seguir en Europa”, explica a la AFP Antonis, de 60 años.

Todas las miradas se centran en el Banco Central Europeo (BCE), considerado como la única institución capaz de calmar a los mercados y de impedir el derrumbe de la economía griega. Los gobernadores del banco iban a reunirse en la tarde de este lunes para decidir si mantienen abierto el grifo del dinero a Grecia.

Pese a su intransigencia, Alemana dijo que los líderes de la eurozona deberían estudiar una ayuda humanitaria para paliar los efectos de la austeridad que ha lastrado la economía y disparado el desempleo.

“Tenemos que cubrir sus necesidades rápidamente. La gente necesita ayuda y no deberíamos rechazarlo simplemente porque no nos guste el resultado del referéndum”, dijo el ministro de Economía alemán y vicecanciller, Sigmar Gabriel.

La reacción de las bolsas ha sido comedida, lo que sugiere que las consecuencias de una eventual salida de Grecia del euro, limitarían el contagio.

 
– “Grecia en un limbo –

 

“La estabilidad del euro no está en juego”, dijo a la prensa el vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis. “Tenemos todo lo que necesitamos para controlar la situación”.

Las reuniones se sucedieron el lunes. Los ministros de Economía de Alemania y Francia se reunieron en Varsovia, mientras que el grupo de trabajo del Euro que reúne a los responsables del Tesoro se iban a encontrar en Bruselas.

Más de dos tercios de los griegos quieren seguir en la eurozona, según los sondeos, aunque los analistas creen que las posibilidades de un Grexit son “muy altas”.

“¿Tsipras celebró un pírrico “No”?” se pregunta Carsten Brzeski, economista jefe del banco ING-DiBa.

“Los bancos griegos están cerrados y Grecia no tiene un programa de rescate”, recordó.

Holger Schmieding, analista del Banco Berenberg, alertó de que “Grecia está en un limbo hasta nuevo aviso, deslizándose hacia el Grexit al menos que Atenas cambie de rumbo”, dijo.

Tsipras, de 40 años, insiste en que en lugar de un Grexit, los acreedores deberán plantearse finalmente la reestructuración de la gigantesca deuda griega, de 240.000 millones de euros (267.000 millones de dólares).

El último plan de ayuda del FMI y la UE a Grecia concluyó el pasado 30 de junio, pese a las demandas de Tsipras para que fuera ampliado. El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, que ha prestado 144.600 millones de euros (160.000 millones de dólares a Grecia), declaró al país heleno el viernes en default.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo