¿Cuánto gastan los países latinoamericanos en educación?

Si bien los expertos afirman que una mayor inversión no es sinónimo de una educación de calidad, esto sirve para dar una radiografía de lo que sucede en la región y de cuáles son los países que más recursos públicos invierten en la materia.

Por ANDREA FUENTES

Sin duda es uno de los temas que mayor preocupación genera en la ciudadanía. Así lo demuestran las encuestas, y así lo demuestran las miles de personas que han salido a las calles a exigir una educación de calidad por parte del Estado. En medio de la discusión de la Reforma Educacional, iniciativa que ha generado opiniones divididas, no es un mal ejercicio revisar cuál es al gasto público que realizan los países latinoamericanos en esta materia.  

De acuerdo a cifras que maneja actualmente la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), las que datan de estudios realizados entre 2012 y 2013, Bolivia es el país que realiza una mayor inversión en educación, utilizando un 6,4% de su Producto Interno Bruto (PIB). 

Sin embargo, los casos más excepcionales son el de Cuba y el de Venezuela. Si bien no existen datos actualizados, por lo que no han sido considerados en este ranking, son naciones conocidas por la fuerte inversión pública que realizan. Hasta el 2010 Cuba invertía un 12,8% de su PIB, lo que la ubicaba no sólo como el país latinoamericano que más gastaba en el área, también como como la nación número uno a nivel mundial.

Por su parte Venezuela, hasta el año 2009, últimas cifras recogidas por la Unesco, indican que el gasto que realizaba la nación sudamericana en esta área correspondía a un 6,8% del PIB. 

Mayor inversión no es sinónimo de calidad

Si bien esto sirve para dar un panorama de lo que sucede en la región y de cuáles son los países que mayores recursos invierten en la materia, de acuerdo a los expertos esto no necesariamente entrega luces respecto a la calidad de la educación que tienen estos países. Según Juan Pablo Valenzuela, académico de la Universidad de Chile, e investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la misma casa de estudios, la educación es un tema de largo aliento. “Estas estadísticas por lo general incluyen todos los gastos en educación. En el área preescolar, escolar y superior; y no necesariamente hay un tema equitativo en la distribución de los recursos en los distintos niveles educativos. Por ello es que hay que tener cuidado al analizar las cifras”, señala.

En ese sentido, el docente explica que hay varios factores que pueden explicar estos números. La población es uno de ellos. De acuerdo al experto, la evidencia dice que para los países de ingresos bajos y medios, que es la situación de la mayor parte de América Latina, sí hace una diferencia la mayor inversión en educación a través del tiempo.”Pero cuando entras a ciertos niveles de ingresos, como es el caso de los países desarrollados, y de países como Chile, Argentina, Chile, y probablemente México, el tema del mayor gasto de educación no está relacionado directamente con un mejor desempeño en sí mismo. ¿Es importante el nivel de gastos y el esfuerzo que hacen los países en esta materia? Sí, es importante; especialmente en los países de América latina y el Caribe, que son de ingresos medios y bajos. Pero Chile está llegando a un umbral en que más que el esfuerzo económico que tiene que hacer, que debe hacerlo, tiene que enfocarse en buscar la eficiencia en el uso de los recursos”.

Hernán Hochschild, Director Ejecutivo de la Fundación Elige Educar, coincide con el académico, indicando que hay países que han realizado esfuerzos importantes por aumentar su gasto, pero que tuvieron cero impacto en su aprendizaje. “¿Qué es lo que hacen los países que lo hacen bien? Bueno, no sólo gastan más de lo que gasta Chile. O sea, efectivamente Chile tiene un déficit. Pero es necesario enfocar bien nuestra inversión. Nosotros debiésemos gastar probablemente el doble de los que gastamos en la etapa inicial y en la etapa escolar. La evidencia muestra que tiene ocho veces más rentabilidad gastar en educación en la etapa inicial que en educación superior”.

El mundo privado

Otro dato importante a considerar es que Chile es el segundo país de la Ocde que tiene una mayor inversión del mundo privado en educación. Se trata del 2,6% del PIB, cifra que se encuentra bastante sobre el promedio de los países integrantes de la organización, la que alcanza sólo un 0,9%. Para el investigador del área de política educativa de Educación2020, Mathias Gómez “esto es el efecto del sistema que tenemos. Un modelo bastante privatizador de la educación, donde se considera en gran medida la educación como un bien de mercado”.

Para Hernán Hochschild, de Elige Educar, los privados están gastando porque el Estado no está entregando opciones de calidad. “Lo que es muy dañino, porque efectivamente pone la calidad de la educación al alcance de unos pocos y no de todos. Por eso, más allá de preocuparnos de cuánto gastan los privados, tenemos que preocuparnos por qué los privados están gastando tanto. Eso coloca el foco en la tarea pendiente. Tenemos que fortalecer la educación pública”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo