Cómo elegir los seguros más adecuados

Por

 

Foto: Gentileza

 

El mercado financiero ofrece hoy múltiples alternativas orientadas a proteger los bienes de las personas. A los clásicos seguros de desgravamen, incendio y sismo para las propiedades o automotriz, se suman pólizas que, por ejemplo, estimulan el ahorro previsional o protegen las cosas que se llevan en la cartera, por mencionar algunos novedosos productos.

 

Pero más allá de la creatividad propia del mercado y de la sofisticación de las necesidades de los consumidores chilenos, la decisión de adquirir ciertos seguros responde a las características propias de cada segmento socioeconómico, y en concreto al perfil de quienes contratan este tipo de pólizas.

 

“La necesidad y la importancia de los seguros está definida por las preferencias de las personas. Sin duda la incertidumbre como variable económica es determinante para determinar cuándo cada individuo estaría dispuesto o no a soportar un determinado riesgo en múltiples escenarios”, explica Francisco Aravena, académico de Ingeniería Comercial de la U. San Sebastián.

 

El experto destaca que entre los seguros más demandados por los chilenos –fuera de los obligatorios– se encuentran el Seguro de Vida con Ahorro (SVA), el Seguro de Vida con Ahorro Previsional Voluntario (APV o APVC), el Seguro de Cesantía y el Seguro de Responsabilidad Civil, entre otros.

 

A juicio de Aravena, lo importante es determinar el grado de preferencia que posee cada persona y su tolerancia al riesgo, para luego evaluar con detención las características y condiciones de lo que va a contratar. “La determinación depende del tipo de necesidades, así mismo el riesgo que está dispuesto a correr. Probablemente alguien que tenga un automóvil costoso estará dispuesto a pagar un seguro con gran cobertura, o alguien que se encuentre viviendo en una zona de riesgo de tsunami estará dispuesto a pagar por un mejor seguro para su vivienda”, recalca.

 

El docente recomienda leer detenidamente y entender lo que se está contratando antes de firmar; comprender e internalizar todas las condiciones y restricciones de cobertura; identificar los deducibles y pagos involucrados en caso de siniestro; comprobar que los corredores de seguros estén inscritos en los registros de la Superintendencia de Valores y Seguros; y conocer todos los detalles de las pólizas con las estipulaciones claras de cobertura, ya que pueden existir clausulas determinantes a la hora de hacer efectivo el cobro del seguro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo