Discurso del Papa Francisco cautivó a la sociedad paraguaya

Por Samuel Acosta

Directo y contundente fue el discurso que pronunció el papa Francisco durante su encuentro con actores de la sociedad civil paraguaya en el estadio León Condú, en la ciudad de Asunción. “Un pueblo que no mantiene viva sus preocupaciones, que vive pasivo a las cosas que preocupan, es un pueblo muerto”, resaltó el religioso.

Una extensa agenda tuvo este sábado el líder de la iglesia católica en su segundo día de estadía por Paraguay.  A primera hora de la mañana fue a la ciudad de San Lorenzo, donde visitó el Hospital de Niños Acosta Ñu, a quienes bendijo. También compartió un par de mates con algunos fieles.

Posteriormente, viajó hasta la Basílica de la ciudad de Caacupé, ubicada a unos 50 kilómetros de Asunción y considerada la “capital espiritual del país”, donde ofició ante una multitud la primera misa en el marco de su visita al país. A su vuelta a la capital, pasó por la fundación San Rafael y luego participó, ya en horas de la tarde, de la reunión con representantes de la sociedad civil.

Conversatorio 

Tras escuchar las preguntas seis representantes de diversos sectores, el pontífice se puso de pie y pronunció un discurso en el que respondió cada una de las preguntas con una energía y contundencia que, por momentos, hacía que sus palabras fueran interrumpidas por los aplausos de aprobación de las más de 3.000 invitados exclusivos, entre ellos, altas autoridades del Gobierno, incluido el presidente de la República, Horacio Cartes.

Juventud 

En primer lugar, habló de los jóvenes y dijo: “Me da tristeza ver a un joven jubilado. Qué importante es que ustedes, los jóvenes, vayan intuyendo que la verdadera felicidad pasa por la lucha por un país fraterno.  Jóvenes, felicidad y placer no son sinónimos. Una cosa es la felicidad que viene de Dios y otra es un placer pasajero. La felicidad construye, edifica.  La felicidad exige compromiso y entrega, son muy valiosos y por eso no son como para andar por la vida como anestesiados”.

Todavía dirigiéndose a los jóvenes, que en gran número asistieron a este conversatorio, Francisco dijo que en las historias de sus abuelos hay sabiduría. “Ellos son los custodios de ese patrimonio espiritual de fe y valores que definen a un pueblo su camino”.

Francisco también dijo que muchas veces se escuchan discursos grandilocuentes, pero uno conoce a la persona que habla y dice “que mentiroso que sos”.  Añadió luego, “por eso, las palabras solas no sirven. Si usas una palabra, comprométete, sacrifícate con esa palabra”.

Diálogo

El papa reconoció que el diálogo no es fácil y que, lastimosamente, en este ámbito siempre hay “mucho teatro”.  “El dialogo es poner sobre la mesa lo que sientes; si en la mesa no decís lo que sientes, esa conversación no sirve. Hay diálogo con diversos representantes de religiones y nos representamos. Unos son evangélicos, ortodoxos, católicos y ninguno renuncia a su identidad. ¿Cuál es la identidad de un país, el amor a la patria?.  La patria primero, después mi negocio”, resaltó, y se desató la aprobación de la concurrencia.

 

Ideología y política

Uno de los aspectos que produjo en Paraguay mucha reacción  en las redes sociales, fue cuando el papa expresó que “no sirve una mirada ideológica que termina usando a los pobres al servicio de intereses políticos. Las ideologías terminan mal, no sirven. Las ideologías tienen una relación o incompleta, o enferma o mala con el pueblo.  Fíjense en el siglo pasado, ¿en qué terminaron las ideologías? En dictaduras, siempre.  Piensan por el pueblo, no dejan pensar al pueblo”.

Pidió en otro momento combatir el chantaje en el aspecto político. “El chantaje siempre es corrupción, si vos haces esto, te vamos a hacer esto. La corrupción es la polilla, es la gangrena de un pueblo. Un político debe cumplir su rol, su trabajo, pero está chantajeando con un dame este poder, sino te voy a hacer esto.  Eso no está bien y se da en todos los pueblos”.

Finalmente, el líder religioso manifestó antes de despedirse de la concurrencia que lo peor que puede pasar es que cada uno de los presentes salga del lugar pensando en “qué bueno que el papa le dijo esto al otro”, y concluyó remarcando: “El papa a quien le dijo eso es a mí, a cada uno”. 

Para este domingo está previsto el evento con mayor presencia de público en un área de las Fuerzas Armadas denominado Ñu Guasú (campo grande), donde también se espera la presencia de la presidenta de la argentina, Cristina Fernández. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo