Así se celebró primera jornada de La Fiesta de La Tirana en el Norte

Por

Esta es una historia de amor. Ñusta Huillac era una hermosa mujer del pueblo yanacona, que enamoraba a todos producto de su personalidad e inteligencia. Sin embargo, nadie se animaba a cortejarla, pues era hija del sacerdote Huillac Huma, un antiguo aborigen dedicado a adorar al Sol.

 
Ellos vivían tranquilamente hasta 1535, cuando los imperialistas españoles decidieron abandonar Perú para iniciar su conquista a territorio chileno. Por eran más sangrientos, más numerosos y con muchas más armas, terminaron tomando de rehén a Huillac y a su bella hija, Ñusta.
 
Inteligente como ella sola, la bella mujer se escapó cerca de Pica, donde junto a otros yanaconas, comenzaron a crear un fuerte para defender su territorio. Todo comenzó de nuevo en un bosque de tamarugos, que hoy recibe el nombre de Pampa del Tamarugal. Ahí resistieron varios años las constantes estampidas de los españoles, hasta que un día, un prisionero español enamoró a la bella Ñusta, llamada ya Tirana del Tamarugal. 
 
El amor entre ambos era imposible. La reina del imperio yanacona no podía darle su amor a un extranjero representante de los sanguinarios conquistadores. Pero el portugués, conocido como Vasco de Almeyda, se esforzó por quedarse con el corazón de La Tirana. Fue así como la convenció de bautizarse como católica. 
 
“¡Traición!”, gritaron los yanaconas cuando se enteraron y comenzaron a perseguirla para matarla. Pero ella, enamorada, decidió escapar ahora de los que antes habían sido sus servidores. Tanto Vasco como La Tirana recorrieron el Tamarugal pero un descuido los hizo caer en las redes de los yanaconas que -con la pena que genera la traición de una líder- lanzaron sus flechas hacia su antigua jefa. La pareja ya no tenía tiempo de escapar y ahí mismo, ambos murieron por amor.
 
Años más tarde, un cura evangelizador pasó por el sector de Tarapacá y encontró el bosque donde ambos habían muerto. En honor a ellos, decidió levantar una iglesia, que hoy se conoce como “Nuestra Señora del Carmen de La Tirana de Tarapacá”. 
 
Hoy, en pleno 2015, cerca de 17 mil bailarines llegaron hasta el pueblo de La Tirana, ubicado a 72 kilómetros al sureste de Iquique, en la Región de Tarapacá. Tanto chilenos como peruanos homenajean este rito, que mezcla parte de la cultura al Sol de los antiguos yanaconas y parte de la cultura cristiana, donde se adora a la Virgen del Carmen.
 
Diablos y caporales destacan en esta Fiesta de La Tirana, que durante esta época espera recibir a cerca de 200 mil visitantes.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo