¿Por qué en Chile quienes escapan de la cárcel no aumentan su condena?

Por Jaime Liencura M.

Varios han sido los intentos en Chile por escapar de prisión. Conocido es el caso de 1990, cuando 49 reos terminaron libres después de cavar un túnel de 60 metros de largo que los llevó fuera de la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) de Santiago. También adquirió fama la fuga de Mauricio Hernández Norambuena, el “Comandante Ramiro” del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), cuando escapó en un canasto levantado por un helicóptero en 1996. Más reciente han sido los casos de un hombre que se fugó camuflado en un sillón desde un recinto penitenciario de Colina y, en 2010, de ciertos reos que aprovecharon el terremoto para fugarse. 

Sin embargo, y pese a que pareciera una tarea que conlleve una pena terrible, escaparse de la cárcel en Chile no genera por sí solo un aumento en la condena que originó la privación de la libertad. 

Así al menos lo explica a Publimetro Cristián Irarrázaval, abogado del Departamento de Estudios de la Defensoría Nacional. Según él, antes que todo hay que distinguir en qué situación se produce la fuga. “Es distinto si la persona que se escapa está cumpliendo una condena o está en prisión preventiva”, dice. 

Escape cuando se tiene una condena

Según el especialista, si una persona que fue procesada y recibió pena de cárcel quebrantaría su condena al escaparse, según lo indicado en el artículo 90 del Código Penal. “En ese caso, cuando la persona es recapturada debe seguir cumpliendo el resto de su condena”, aclara Irarrázaval y luego indica que, de manera adicional, el reo recibiría “como máximo, un castigo de tres meses de incomunicación con personas extrañas al recinto”. 

Pese a ese castigo, la pena recibida por el delito original, el que produjo la prisión del reo, no se ve agravado por lo tanto no hay aumentos de la condena. ¿Por qué pasa esto?

Según el abogado, escaparse de la cárcel es una figura que no está tipificada en el Código Penal. “Lo que sucede es que hay quebrantamiento de la pena, que vendría siendo una falta adicional”, señala Irarrázaval.

De hecho, para que un interno viera aumentada efectivamente su pena, tendría que haber cometido una acción delictiva una vez que escapó y quebrantó su condena. “Si la persona comete otro delito en el período en que estuvo libre a causa de su fuga, al momento de la recaptura podría ser procesado por esa nueva causa y se considera como agravante el hecho que haya escapado”, indica. Sin embargo, para ello, primero es necesario detener a la persona que se fugó, luego comprobar que ha cometido nuevos delitos y tras esto, esperar la condena del juez. 

Fuga cuando aún no se recibe pena

En el segundo caso, si una persona escapa de la cárcel mientras está en prisión preventiva, debido a que aún no se ha dictado la pena por la causa que lo mantiene privado de libertad, el abogado explica que “la Fiscalía pide otras medidas cautelares” y a esto se suma la medida de incomunicación aplicada por Gendarmería. 

Ello, pues como el proceso todavía sigue abierto, cabe incluso la posibilidad que la persona que haya sido investigada quede libre al no poder comprobarse que cometió un delito. 

Prescricpión: cuando un reo se fuga por más de quince años

Cristián Irarrázaval, del Departamento de Estudios de la Defensoría Nacional, menciona otra materia que puede ocurrir cuando un reo se fuga de la cárcel: que su delito prescibra. 

El abogado entrega detalles de cuándo podría ocurrir lo anterior. “Podía pasar que en un caso de simple delito, como un robo en lugar no habitado,  por poner un ejemplo y la persona recibiera una condena, supongamos, 5 años y luego esa persona escapa y logra estar quince años sin caer, en ese caso, podría prescribir la pena”. 

Sin embargo, Irarrázaval aclara que existen distintos plazos de prescripción de la pena, según el tipo de delito, y que en el caso del ejemplo el período es de cinco años, plazo que además cambia si la persona ha estado fuera del país.

De todas formas, explica el jurista que está una persona que se mantuvo prófugo durante todo el plazo de prescripción de la pena, no está ‘inmune’ a ser detenida, toda vez que primero hay que verificar si salió del país o cometió nuevos delitos, circunstancias que influyen en el cómputo del plazo y que se discuten en el marco de un proceso penal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo