Columna de Joel Poblete: “Ciudades de papel”, desesperadamente buscando a Margo

Por Joel Poblete

Hace poco más de un año, en estas mismas páginas nos correspondía escribir del estreno de “Bajo la misma estrella”, adaptación cinematográfica del popular best seller juvenil de John Green que se convertiría en un gran éxito a nivel comercial. Ahí dejábamos constancia de que a pesar de ser efectivo, contar con buenos actores y no ser completamente lacrimógeno como se podría esperar, de todos modos ese film era predecible y muy empalagoso, no escatimaba en clichés argumentales y visuales, lo que sumado a su estética casi publicitaria no ayudaba a que fuera un aporte particularmente memorable. Por suerte, esta segunda película que se hace basada en una novela de Green (publicada en 2008, cuatro años antes que su más conocido hit literario), sin ser una maravilla, deja un mejor recuerdo.

En su segundo largometraje (el primero, “Robot & Frank”, de 2012, no se estrenó comercialmente en Chile), el director estadounidense Jake Schreier cuenta con Scott Neustadter y Michael H. Weber, los mismos guionistas de “Bajo una misma estrella”, quienes también escribieron “500 días con ella” y “The Spectacular Now”, otro título que nunca llegó a exhibirse en cines locales. La historia nuevamente tiene como centro una historia de amor adolescente, aunque ahora el contexto es diferente: el protagonista es Quentin, quien desde su infancia ha estado enamorado de su vecina, Margo, con quien cuando niños fueron amigos y cómplices, pero al crecer ella se hizo más independiente y desinhibida que el tranquilo y estudioso joven, por lo que el amor de éste no ha sido correspondido como él habría querido. Las cosas parecen cambiar cuando una noche inesperadamente ella le pide ayuda en una venganza, y todo se hará aún más enigmático cuando al día siguiente ella desaparezca sin dejar rastro, lo que llevará a Quentin a seguir pistas y emprender una búsqueda junto a sus dos mejores amigos, Ben y Radar.

“Ciudades de papel” -título que alude a algunas de las pistas que dejó Margo al desaparecer, referidas a ciertas localidades falsas que a veces se incluyen en los mapas para determinar si éstos son o no auténticos- es una producción bastante particular, ya que intenta conjugar en un solo largometraje dos vertientes reconocibles del cine juvenil actual: por un lado la típica comedia de adolescentes torpes e inexpertos con bromas burdas y hasta escatológicas en ciertos momentos, y por otro un tono independiente, más sensible e incluso existencialista y que hasta transmite momentáneas sensaciones de melancolía al espectador, conformando un clásico viaje de iniciación, una suerte de road movie que ayuda a crecer a los personajes y entender de otra manera el mundo que los rodea.  

Eso no significa que esta producción sea un complejo tratado de sicología juvenil ni mucho menos; y de hecho, tan especial conjunción de elementos no siempre funciona al intentar equilibrarlos, pero en general el resultado es más satisfactorio que “Bajo la misma estrella”, a pesar de que también cae en lugares comunes y como en ésta, el recurrente uso de las canciones de la banda sonora también es convencional y predecible. Quizás el mérito sea de la correcta puesta en escena y el buen ritmo que maneja Schreier o de lo certeros guionistas que sigue confirmando ser la dupla Neustadter-Weber en su mirada al universo juvenil, con sus primeros amores y las revelaciones que implica crecer; pero por sobre todo nuevamente, y aunque no todos los chistes hacen reír como quizás esperaban los autores, son los actores los que ayudan mucho a los logros de “Ciudades de papel”. Incluyendo guiños a “Bajo la misma estrella”, como un fugaz rol no acreditado del protagonista de ésta, Ansel Elgort, o que en el protagónico de este nuevo film esté el talentoso Nat Wolff, quien destacara en la anterior en el papel de Isaac. Más que la cada vez más conocida y solicitada Cara Delevingne interpretando a Margo, es él quien se roba la película junto a Austin Abrams y Justice Smith, conformando un entrañable trío de amigos que hace de “Ciudades de papel” una película más disfrutable a pesar de todo.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo