Museo de Nagasaki expone una réplica de la bomba atómica en su color original

Por EFE

Una réplica en el color amarillo original de la bomba atómica que cayó sobre Nagasaki luce desde hoy en el Museo de la bomba atómica de la ciudad japonesa, informó el diario Asahi.

La réplica del arma, cuyo nombre en clave era “Fat Man”, había estado pintada en color verde oscuro desde la apertura del recinto conmemorativo en 1996, pero, cuando se cumple el 70 aniversario de la tragedia, lucirá en su color original.

La primera versión del modelo se pintó siguiendo el ejemplo de un prototipo expuesto en un museo de Estados Unidos y de acuerdo a las informaciones conocidas en aquel momento sobre el aparato, indicaron las autoridades de la ciudad.

En 2010, durante una junta directiva, varios expertos cuestionaron que el color original del arma de plutonio que acabó con la vida de decenas de miles de personas fuera verde oscuro.

Tras visionar las películas en color filmadas durante la época e indagar en diversos museos estadounidenses, los responsables descubrieron que la bomba era en realidad amarilla.

“Estamos determinados a ofrecer un retrato más fiel de la bomba atómica de Nagasaki”, declaró un funcionario al “Asahi”.

El color amarillo de la réplica ofrecerá a los visitantes una “impresión notablemente diferente” a la que transmitía el modelo anterior, indicó la misma fuente.

El 9 de agosto de 1945, la primera potencia económica mundial arrojó una bomba atómica sobre la ciudad portuaria de Nagasaki.

Tres días antes la ciudad de Hiroshima había corrido la misma suerte.

A finales de ese año, 74.000 personas habían muerto en Nagasaki y 140.000 en Hiroshima por esos ataques, aunque las víctimas a causa de las radiaciones en los años posteriores fueron muchas más.

Nagasaki y Hiroshima son las únicas ciudades del mundo que han sufrido el ataque de una bomba nuclear.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo