OMS: los antibióticos podrían perder su efecto en infecciones

Científicos vienen advirtiendo de que, si no se lleva a cabo una gestión cautelosa del uso de estos potentes fármacos, los agentes patógenos pueden crear defensas contra ellos en poco tiempo.

Por Daniela Melo

La Organización Mundial de la Salud advirtió que si no se lleva a cabo una gestión cautelosa del uso de antibióticos, los agentes patógenos podrían crear defensas contra ellos en poco tiempo, dejando sin efecto la principal herramienta para combatir las infecciones.

Según los especialistas, la resistencia antimicrobiana viene desarrollándose desde el inicio de la era antibiótica, en forma exponencial y se ha transformado en una grave amenaza para la salud pública a nivel mundial.

La Dra. Lizbett Rademacher, experta en Farmacología y Docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Finis Terrae, explica que la resistencia se manifiesta con el sólo hecho de utilizar antibióticos, pero claramente se intensifica con el mal uso y abuso de éstos, al exponer las bacterias a los agentes en forma innecesaria, prolongada o a una dosis menor. “Esto desencadena el mecanismo de resistencia, generando así no sólo bacterias que ya no pueden ser eliminadas por los fármacos de uso habitual, sino que enfermedades infecciosas más difíciles de tratar”, dice.
 
La especialista  señala que existen varios factores que contribuyen a este hecho como:

-La falta de campañas educativas masivas en el uso y manejo de estos medicamentos.
-Prescripción médica sin pruebas claras de infección o incluso en ausencia de infección bacteriana.
-Medidas, en algunos casos,  ineficientes para el control de infecciones en los centros de salud, obligando al uso de antibióticos para su tratamiento.
-El uso de antibióticos en ganadería, avicultura, acuicultura y agricultura, lo que genera la presencia de residuos de antibióticos en la carne y en los intestinos de los animales de consumo humano, así como en vegetales y aguas naturales, ocasionando una exposición directa de los consumidores a estos fármacos.
-El uso de elementos de limpieza caseras, en que las sustancias desinfectantes utilizadas en estos productos tienen acción similar a los antibióticos, pudiendo acelerar la resistencia en ciertos microorganismos.
 
Por lo tanto, el uso inapropiado de antibióticos en todo su espectro produce un gran impacto en el aumento de la resistencia bacteriana. Esto implica la falla de erradicación bacteriana, fracaso de tratamientos convencionales, uso indiscriminado de antimicrobianos sofisticados y aumento de los costos en salud para el paciente y el Estado.

Rademacher señala que Chile tuvo un gran avance en este tema al prohibir en 1998 la venta libre de antibióticos en farmacias. Pero, si bien esta medida un impacto positivo en frenar en cierta forma el desarrollo de resistencia antimicrobiana, “no ha sido suficiente, ya que siguen apareciendo constantemente nuevas cepas de bacterias resistentes a antibióticos de uso convencional”.

El Instituto de Salud Pública ha recomendado a la población:

1.- No use antibióticos por su cuenta.
2.- No repita tratamientos antibióticos.
3.- No recomiende antibióticos a familiares y amigos.
4.- No guarde antibióticos en su casa.

La especialista considera que es de gran relevancia que la población, tenga una educación continua sobre el adecuado uso de estos fármacos, respetando la indicación médica. “En este sentido, es importante señalar que la población debe entender que los antibióticos serán beneficiosos para nuestra salud siempre y cuando los utilicemos correctamente”, expresa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo