Operadores de Metro no descartan futuras movilizaciones

Sindicato de Operadores busca mejores remuneraciones y cancelación de deuda histórica.

Por Daniel Inostroza

Durante la jornada de ayer, el Sindicato Unificado de Metro emitió un comunicado donde destacaban la urgente “necesidad de solicitar al presidente del directorio Rodrigo Azócar, que se pronuncie sobre las soluciones concretas a nuestras peticiones”.

El conflicto se agudizó con un hecho calificado como “la gota que rebalsó el vaso” por el vocero del Sindicato Unificado de Operadores y Servicios de Metro, Fabián Pizarro, quien hace referencia a una situación que se desarrolló el pasado viernes 24 de julio, cuando “durante una avería a nivel de vías, entre las estaciones San Pablo y Neptuno; nuevamente Metro vulnera la seguridad de los usuarios, obligando a conductores en formación a realizar servicios de pasajeros sin haber completado el proceso de capacitación”.

El Sindicato de Operadores está compuesto por 1.100 trabajadores, que incluye al total de los operadores de trenes, a los jefes de intermodales, a supervisores de tránsito y a los  reguladores del puesto de comando centralizado.

En relación a la situación del pasado viernes, Pizarro declara que se generó “una falta a los procedimientos internos de Metro”, pero agrega que el conflicto de fondo es “el mal pago a los trabajadores”, ya que los operadores trabajan bajo una modalidad contractual denominada flex (de flexible), donde tienen un sueldo base de $300.000 más las horas de conducción que realicen. El tema es que Metro “calculó mal el pago real por las horas de conducción, el mal pago programado de las horas de conducción y el mal pago de las leyes sociales”.

Este contrato al que hace mención Pizarro se implementó en 2009 para trabajadores subcontratados y luego se integró para los trabajadores de planta de Metro. “Este tipo de contrato tiene una alta variabilidad y una gran desigualdad económica. Para que se generara el problema nos dimos cuenta de que hay un error en los pagos de estos haberes”, señala el dirigente. Esto porque “se calculó mal las horas efectivas de conducción, lo que ha generado una remuneración errónea en los últimos 7 años”.

Por lo tanto, lo que buscan los operadores es que se reconozca la deuda histórica por las horas efectiva de conducción mal remuneradas, que se implemente un cambio en el denominado contrato flexible y que aumenten los niveles de seguridad, tanto para operadores como para usuarios.

Pizarro aclara que mañana a las 20 horas se cumple el plazo de 48 horas para tener un informe sobre la irregular situación del 24 de julio y que a partir de ahí establecerán un diálogo, que su intención “siempre ha sido abierta al diálogo porque sabemos la responsabilidad con la sociedad que tenemos y estamos conscientes de lo que significa paralizar el Metro para Santiago”, pero agrega que “si no hay una respuesta satisfactoria tendremos que tomar las medidas que sean necesarias”.

El comunicado del Sindicato Unificado plantea además que “no descartamos movilizaciones si la empresa mantiene su actitud pasiva ante nuestras demandas”.

Consultado por esta redacción, Metro de Santiago declinó referirse a este conflicto que enfrenta con sus operadores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo