Caso Quemados: así fue el duro relato de Carmen Gloria Quintana en TV

Por publimetro

Durante los últimos días, Carmen Gloria Quintana ha realizado diversas entrevistas, todas como respuesta a la determinación de un ex conscripto que decidió romper un ‘pacto de silencio’ para declarar lo que ocurrió el día en que ella -junto a Rodrigo Rojas de Negri- fueron quemados en Santiago, provocando heridas que le costaron la muerte al fotógrafo.

La noche de este martes, en el programa El Informante de Televisión Nacional de Chile, la mujer decidió revivir esa jornada con un relato en primera persona, donde entregó detalles de la jornada que marcó su vida:  “Yo tenía 18 años para esa época, era humilde, estudiaba en la Universidad Técnica (hoy Usach), era mi primer año. Tenía una vida normal pero me daba cuenta de los horrores. Quería vivir en democracia, no quería que se continuaran violando los DD.HH.”

Quintana recordó que “el 2 o 3 de julio participaba en un paro, pero siempre en un nivel muy de base, fue un llamado de los partidos de oposición. Todos los jóvenes pensábamos que ese día caía Pinochet, todo el mundo estaba contra la dictadura: estaba el ‘Caso Degollados’, Tucapel Jiménez, había mucho descontento. Estudiaba pero no se podía confiar en el compañero del lado, porque podía ser un sapo”.

“Ese día, salimos con mi hermana y su pololo y la idea era salir de la Universidad en Marcha y llegar a La Moneda (…) A Rodrigo Rojas no lo conocía. Lo había visto el domingo anterior. De hecho, hay una foto que él me toma a mí”, indicó.

El momento que cambió su vida

Carmen Gloria Quintana recuerda, a pesar del impacto, con mucho detalle lo ocurrido, tal como lo expresó al periodista Juan Manuel Astorga: “Llegan los militares, toman la cámara de Rodrigo y me sacan una foto a mí. Lloraba porque no sabía que iba a pasar. Después, un militar que daba órdenes toma el bidón de bencina y me empieza a tirar como si fuera una ducha”.

“Le tiraron bencina a Rodrigo y yo, mientras me trabaja de limpiar la bencina de la boca, pensaba que nos harán un castigo y me iré con cuidado para la casa. Cuando estaba en ese pensamiento sentí una explosión y me convierto en una antorcha humana. Me golpeo con las manos (para apagar el fuego) pero no resultaba, rodaba por el suelo pero no resultaba y luego me desmayo”, aseguró Carmen Gloria.

“(Después) Me tiran como bulto arriba de un camión y siento botas militares sobre mi y risas. Paran en un punto y me cambian de camión. Cuando me tiran a la zanja en Quilicura, cerca del aeropuerto, recupero el conocimiento. Rodrigo me sacude y me dice que vayamos a pedir ayuda. (Él) era un joven bello y lo veo desfigurado. Salimos caminando a una carretera y ningún vehículo paraba porque éramos verdaderos zombies. Unos obreros nos llaman y hacen una camita con ladrillos”, recalcó.

Quintana indicó que “no podía respirar pero el dolor más grande era psiquico (…) En un momento de mucha rabia dije que me tiraran un balazo. Una enfermera me dice ‘qué me pasó mijita’ y le conté que unos militares me quemaron. Le di mi número y llamó a mi mamá. Ahí recién sentí que descansé”.

La mujer, que actualmente vive en Canadá, expresó que en un momento pensó que su caso había quedado “impune”, ya que, a su juicio, “cuando me queramos a mí me quemaron a todos los chilenos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo