Israel desaloja por la fuerza a colonos de ruinas del asentamiento de Sanur

Por EFE

Las autoridades israelíes ha desalojado hoy por la fuerza a un centenar de colonos de las ruinas del asentamiento judío de Sanur, en el norte del territorio palestino ocupado de Cisjordania, y en el que llevaban dos días de protesta en el décimo aniversario de su evacuación por Israel.

Según informó la emisora de radio pública Kol Israel, horas antes, alrededor de veinte familias de colonos abandonaron el lugar voluntariamente.

Los expulsados por la fuerza eran alrededor de un centenar de jóvenes, algunos de los cuales denunciaron a los medios que los agentes emplearon violencia contra ellos y que varios resultaron heridos leves.

También durante la madrugada de hoy se completó la demolición de dos edificios de viviendas en el asentamiento de Bet El, que ha provocado fuertes protestas en los últimos días y forzado al gobierno de Benjamín Netanyahu a aprobar la construcción de otras 300 viviendas en la misma colonia para aplacar a los sectores más nacionalistas y de derechas.

La demolición se procedió después de que el Tribunal Supremo la ordenase de forma inmediata, tras años de reclamaciones judiciales por parte del palestino propietario de las tierras, a quien Israel se las confiscó hace tres décadas por supuestas necesidades militares.

Para Israel, esos dos edificios son ilegales, aunque para la comunidad internacional todas las colonias judías en territorio palestino lo son.

La miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Paletina (OLP), Hanan Ashraui, condenó ayer con dureza el anuncio de nuevas construcciones en los asentamientos (las 300 de Bet El y planes para alrededor de 500 más en otras colonias) y aseguró que “Israel ha perdido completamente el control”.

“Israel está desafiando deliberadamente el consenso internacional para crear el ‘Gran Israel’ en la Palestina histórica y (…) está haciendo imposible que la comunidad internacional persiga las violaciones sistemáticamente”, señaló Ashraui en un comunicado.

El Gobierno de Estados Unidos se mostró ayer “profundamente preocupado” por el anuncio y puso en duda el compromiso israelí con una solución negociada al conflicto.

En un comunicado, el portavoz adjunto del departamento de Estado, Mark Toner, dijo que la expansión de los asentamientos israelíes “amenaza” la solución de los dos Estados y “pone en cuestión el compromiso” de Israel con una solución negociada al conflicto.

“EE.UU. sigue viendo los asentamientos como ilegítimos y nos oponemos con fuerza a los pasos que vayan en la dirección de avanzar en la construcción en Cisjordania y Jerusalén Este. Urgimos al Gobierno de Israel a que se abstenga de acciones que no ayudan y posiblemente minan la posibilidad de una solución de dos Estados”, indicó.

Por su parte, la Unión Europea (UE) urgió a Israel a que dé marcha atrás en su decisión e instó a su gobierno a demostrar su compromiso con la solución de dos Estados “no sólo con palabras, sino también a través de sus acciones”.

“Instamos al Gobierno de Israel a revertir urgentemente sus recientes decisiones y a poner fin a la expansión de asentamientos”, destacó el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) en una nota en la que reiteró su posición de que las colonias “son ilegales según el derecho internacional”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo