Piden investigar negligencia que provocó amputaciones a bebé en el Calvo Mackenna

Por publimetro

Hasta la Contraloría General de la República, llegó el diputado de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Gustavo Hasbún, acompañado de Graciela Gárnica, madre del menor Joaquín, de tan sólo un año de vida.

¿La razón? Presentar un requerimiento, patrocinado por el abogado Máximo Pavez, para que el organismo contralor inicie una investigación al interior del Hospital Luis Calvo Mackenna, frente a una posible negligencia médica que habría afectado al pequeño Joaquín, lo que derivó en que se le amputaran sus manos y sus pies.

A juicio del diputado Hasbún “creemos que la dirección el Hospital Calvo Mackenna no está haciendo la investigación correspondiente en forma objetiva; por el contrario, creemos que hay muchos médicos que se están escudando que estos es una situación normal, que se puede producir”.

“Pero todo apunta a que aquí hubo una negligencia por parte de los médicos y enfermeras”, enfatizó el legislador.

“Además solicitamos formalmente a la Contraloría que suspenda de su cargo al director del hospital Luis Calvo Mackenna, hasta que no se supere el problema de fondo – añadió Hasbún – ya que éste no es el primer caso porque tenemos antecedentes de dos situaciones con estas características. Durante el fin de semana pasado también hubo un caso de meningistis, donde una niña de 10 años estuvo esperando ser hospitalizada y falleció en una camilla”.
 
Por su parte, Graciela Gárnica dijo que “mi hijo ahora está estable, pero están viendo la situación de sus manos y su evolución porque ha pasado por varias operaciones y va seguir pasando por ellas”.
 
“Esto nos afecta demasiado como familia porque él era un niño sano, que estaba aprendiendo a caminar; entonces de la noche a la mañana que nos digan que le amputaron sus pies y sus manos, es fuerte”, señaló Graciela Gárnica.

Otros casos de meningitis
 

El caso de Joaquín Darnica  no es único. En junio del 2014, Christian Madariaga de 29 años, llegó a un centro asistencial de La Reina con dolencias similares al pequeño de un año.

Christian era un joven deportista quien jamás se había enfermado de algo grave. Le dieron paracetamol y lo devolvieron a la casa. En la noche empezó a sufrir convulsiones y finalmente llegó grave al Hospital Salvador, donde le diagnosticaron meningitis fulminante por serotipo W135. Como es una enfermedad tan grave, casi muere y luego de 21 días en coma, le amputaron manos y pies.

En junio pasado, el Instituto de Salud Pública (ISP) confirmó además  el caso de una joven de 18 años de edad, alumna del Instituto Chacabuco de Los Andes, que permanece internada en el Hospital San Camilo de San Felipe.

Por esta razón, la Americas Health Foundation (AHF), organización no gubernamental internacional ligada al área de salud, es que realiza un ferviente llamado a las familias chilenas a tomar todas las medidas de prevención, debido a los nuevos casos conocidos de personas afectadas por la temida cepa W-135.

En Chile, hasta el 2011, predominaba la cepa B de meningitis. Sin embargo,  ese año comenzaron a aumentar los casos por cepa W, bacteria que es dos veces más mortal.  El año 2012, el Ministerio de Salud realizó una vacunación de urgencia a todos los menores entre 9 meses y 5 años de edad, la que fue muy efectiva.

Por ello, los casos se desplazaron a personas de otras edades que hoy están totalmente expuestas a esta bacteria cuya mortalidad ha crecido comprobándose que,  actualmente, de cada 4 personas contagiadas, 2 mueren y 2 quedan con graves secuelas como discapacidades mentales o físicas permanentes (amputaciones).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo