Inician audiencia contra acusados de abuso sexual contra parvularia

Por Agencia Uno

En el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Fernando comenzó este lunes el nuevo juicio contra dos hombres acusados de robo con violencia y abuso sexual agravado en el caso de Gabriela Macarena Marín Mejías, la joven asistente de párvulos que fue atacada en agosto de 2013 y se suicidó un mes después.

La Fiscalía de O’Higgins debe probar la presunta responsabilidad en el crimen de los imputados, Jonathan Pizarro y Cristián Briones, mientras, en el caso de Bruno Ruiz Díaz, se decretó orden de no perseverar.

Para el 17 de abril pasado estaba fijada la audiencia de lectura de veredicto tras dos semanas de presentaciones del Ministerio Público y la defensa, pero la terna de magistrados acordó realizar otro juicio con tres nuevo jueces y se fijó fecha para su desarrollo a partir de este lunes.

La noche del 07 de agosto de 2012 la joven de 23 años de edad fue abordada a la salida de un cibercafé en la intersección de calle Quechereguas con O’Higgins, por un sujeto que la llevó amenazada hasta el sector de la garita de ferrocarriles en el paseo peatonal de Tres Montes, donde aparecieron otros dos individuos. Entre los tres le arrancaron la ropa para abusar de ella mientras la golpeaban en la cabeza con piedras que había en el lugar, las mismas piedras que introdujeron en su vagina para dejarla luego abandonada mal herida.

La joven logró pedir ayuda y a pocas horas personal de Carabineros detuvo a tres sujetos, dos de ellos con antecedentes penales, que reconoció como los autores del ataque. El Tribunal de Garantía no aceptó las medidas cautelares solicitadas y los detenidos quedaron libres. La Fiscalía Regional de O’Higgins inició un sumario y apartó del caso al fiscal Carlos López, quien entonces afirmó que había recibido el expediente sólo cinco minutos antes de la audiencia del 08 de agosto de 2012. Además se nombró a la fiscal de Rengo Fabiola Echeverría como persecutora exclusiva en el caso.

El 06 de septiembre de 2012, en una breve ausencia de su madre que se mantenía a su cuidado, Gabriela Marín se ahorcó producto de una severa depresión en el segundo piso de su hogar. Tenía dos hijos de cinco y dos años de edad. Antes había intentado quitarse la vida con una sobredosis de pastillas por lo que fue atendida en la unidad de psiquiatría del Hospital de San Fernando. El 17 de agosto, a 10 días del ataque, había sido dada de alta con recomendación de atención ambulatoria y antidepresivos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo