¿Qué tan seguro es para un chileno trabajar en un crucero?

Por Jaime Liencura M.


 ¿Cómo se puede postular a un trabajo en un crucero desde Chile?

 
Para postular a un crucero se necesitan muy pocos requisitos, aunque el proceso es bastante selectivo. Según Michel Gutiérrez, representante de JobActiva, lo fundamental es tener un inglés hablado fluido. Asimismo, se requiere experiencia en atención al cliente, pues los cargos son -en su mayoría- de contacto directo con los pasajeros.
 
“Principalmente se está buscando gente para hospitality, cocina, restaurante y limpieza”, aclara el representante de la empresa que envía contrata a personal para cruceros. 
 
Las rentas comienzan en $1.000 dólares líquidos y todos depende del nivel de inglés o la experiencia que se tenga en los trabajos a los que se postula, pues ahí la renta aumenta. Y lo mismo ocurre si es que la labor que se desarrolla está asociada a propinas.
 
Una vez que el postulante queda seleccionado, el embarque se hace en uno de los países por los cuales pasa el crucero. Como la mayoría de ellos ocurre fuera de Chile, el primer pasaje de avión corre por cuenta del postulante. El de regreso y los posteriores pasajes ya son pagados por la empresa. 
 
Lo mismo ocurre con gastos en hotel o movilización. “Cuando la persona queda seleccionada, la compañía se asegura de que lo va embargar. Entonces, se paga el hotel donde la persona tiene que pasar la noche antes de subirse al barco e incluso el taxi que lo lleva al puerto antes de embarcar”, dice Gutiérrez. 
 
Una vez dentro, se cuenta con un seguro médico, pero no con AFP ni Isapre. “Esos ahorros son voluntarios”, explica el vocero de JobActiva. 
 
Para agosto de 2015, el proceso está casi cerrado. Sin embargo, el encargado no descarta que se abran nuevas postulaciones en noviembre. “La invitación es que la gente postule todo el año, porque si lo hacen fuera de plazo, su solicitud queda en una base de datos que nosotros revisamos y luego nos contactamos con ellos para ver si todavía tienen disponibilidad, cuando se abra un nuevo proceso”, indica. 
 
Quienes quieran postular deben visitar www.jobactiva.cl
 

Tras el accidente ocurrido en el Queen Mary 2 y que terminó con el chef chileno Favio Oñate en calidad de desaparecido tras caer en aguas canadienses, en Publimetro nos preguntamos, ¿qué tan seguro es para un chileno trabajar en un crucero?

Desde JobActiva, la cadena encargada de reclutar personas para diferentes cruceros a nivel mundial, aseguran que un evento como el ocurrido con Oñate es “aislado” y que en general las condiciones de seguridad de un crucero son muy altas. 

“Nadie se espera tener este tipo de evento, de hecho, la mayoría del equipo de acá, que trabajamos en cruceros, jamás tuvimos un evento parecido. Esto es completamente aislado y para nosotros es algo nuevo, pero que no deja de ser”, asegura Michel Gutiérrez, representante de JobActiva en Chile. 

De hecho, aclara que en caso de accidentes, “la compañía es la responsable”. Agrega que existen seguros médicos asociados a los contratos “y si la persona queda inválida o no puede trabajar más, la compañía se hace cargo de ellos. También, si por factores que se hayan generado dentro del trabajo, es la compañía la que debe asumir la responsabilidad”, agrega. 

Sobre el chileno que aún se mantiene desaparecido, Gutiérrez prefiere ser cauto respecto a las razones que pudieran explicar el accidente. “Sabemos que Favio, no lo conocimos pero sí pasó un proceso nuestro, llevaba muchos contratos a bordo”, es lo que se limita a decir. 

¿Cómo es trabajar en un crucero?

Otra de las aristas que abre el caso es, ¿qué tan común es el trabajo de los chilenos en cruceros? Según el representante de JobActiva, encargada de la selección del personal que se embarca en naves de este tipo, “el personal chileno está bien valorado, porque tienen muy buena actitud”. Sin embargo, aclara que no todos continúan “haciendo carrera” y son más quienes desisten una vez que transcurren los primeros seis meses de trabajo. 

Por otra parte, la modalidad es distinta a la que está regida por la legislación chilena. Ello pues el trabajo no se realiza en territorio nacional y la contratación corresponde a una empresa extranjera, principalmente norteamericana. Para ello, los chilenos que postulan a trabajar en un crucero reciben una visa tipo C-1/D típicas de las tripulaciones, que permiten estar en suelo norteamericano por cerca de 72 horas. Tal documento es gestionado, generalmente, por la empresa que contrata al postulante. 

Los contratos, por otra parte, son de seis meses. En ellos se trabaja de lunes a domingo, entre 11 a 12 horas diarias. Pasado el plazo, los trabajadores tienen derecho a una detención de sus labores de dos meses. Sin embargo, estas no siempre son pagadas, pues en términos estrictos es una pausa en el trabajo. 

“Trabaja los seis meses, luego les dan dos meses de vacaciones y luego la empresa lo vuelve a contratar”, asegura Michel Gutiérrez. Sin embargo, durante esos dos meses en que el empleado queda libre, no hay pago, salvo que el empleado quisiera volver a embarcarse por otros seis meses.

“No se le va a pagar como un sueldo de un mes. Sí las vacaciones están consideradas para pagárselas si la persona vuelve a bordo, vuelve a su segundo contrato. Ahí la compañía paga el período de vacaciones”, asegura el representante de JobActiva.

En cualquier caso, cabe mencionar que un chileno que trabaja en un crucero tiene la posibilidad de recibir un sueldo en dólares que se inicia en los 1.000 dólares líquidos ($689.000 chilenos) y que para postular se necesita ser mayor de 21, tener un manejo de inglés hablado fluido y contar con experiencia en atención al cliente (ver apartado).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo