El otro pacto de silencio que dejó al descubierto "En la Mira"

Por publimetro

Es conocida como la “Masacre en Laja”, hecho que se mantuvo bajo un manto de silencio por más de cuatro décadas y que actualmente tiene más de 10 procesados y salpica a una actual integrante del Poder Judicial chileno.

La noche de este miércoles, el programa En La Mira, emitido por Chilevisión, reveló la trama que esconde uno de los hechos que más recuerdan en la zona centro sur del país y ocurrido en 1973, todo gracias a uno de sus protagonistas que decidió romper otro ‘pacto de silencio’.

19 personas fueron acribillados por efectivos de Carabineros en un hecho que fue reconstituido, en el marco de un procedimiento de la justicia, durante 2014. Ahí, familiares de los fusilados y los sindicados como autores del hecho, donde también se vinculó a antiguos ex funcionarios de la CMPC.

Samuel Vidal, ex Carabinero mencionado en el proceso, confirmó la existencia de este compromiso de no hablar, algo común durante el régimen militar en el país.

“Yo, por primera vez voy a dar una entrevista, voy a contar mi verdad. Para el año 1973, yo prestaba servicio para la Tenencia Laja, tenía como 22 años (…) A veces hacíamos guardia o salíamos de acompañante de un superior. (Para el golpe de Estado) me fueron a buscar a mi domicilio”, fue parte de sus declaraciones.

Sebastián Cifuentes, un ex camionero, en el ’73 buscó leña en un bosque cercano pero encontró algo que lo dejó paralizado: una fosa con zapatos de seguridad. “De hecho, uno al ver lo que había afuera, uno sospechaba de que ahí mataron gente”, pero lo que ocurrió al día siguiente fue peor según su relato, ya que se llenó de funcionarios de la empresa y los cuerpos pasaron a engrosas por años la lista de detenidos desaparecidos.

Vidal, por su parte, complementó que “nos hicieron hacer un juramente de que no podíamos decirle a nadie esto (la muerte de los trabajadores). Habían dos civiles y éramos 13 Carabineros. Nos dijeron que el que rompía el pacto de silencio iba a tener problemas la familia o uno”.

“Sentí pena, amargura y pensé por qué yo estaba metido en esto. Yo entré por vocación a Carabineros y no para ser asesino. A los familiares (de las víctimas) les pido perdón. Acataré lo que la justicia diga”, cerró el ex uniformado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo