París y Londres refuerzan su lucha contra la inmigración ilegal en Calais

Por EFE

Francia y el Reino Unido escenificaron hoy, con un acuerdo firmado en Calais por sus ministros de Interior, su voluntad de reforzar en esa localidad gala su acción coordinada contra la inmigración irregular.

El francés Bernard Cazeneuve y la británica Theresa May dejaron de lado los reproches mutuos de uno y otro país, insistieron en subrayar la “excelente cooperación” mantenida desde el pasado año y anunciaron una serie de nuevas iniciativas.

La más significativa es un centro de mando y de control conjunto en Calais, con un alto responsable por país, que centrará su actividad en el desmantelamiento de redes de traficantes de personas que obtienen varios miles de euros por cada inmigrante al que intentan introducir en los trenes en dirección a Inglaterra.

Tras una visita a las instalaciones de Eurotunnel también detallaron algunas de las obras, financiadas por el Gobierno británico, que se han iniciado en las instalaciones de esa empresa que explota el túnel bajo el canal de la Mancha.

Se trata de cuatro kilómetros de una valla suplementaria en torno a los puntos más sensibles de esa infraestructura, tecnología de infrarrojos para detectar la presencia humana, más vídeo-vigilancia o una ayuda para que Eurotunnel incremente sus agentes de seguridad.

“Los traficantes deben saber que serán identificados, capturados por la Justicia y castigados, y también que no hay paso posible aquí en Calais, que estamos decididos a poner fin a este tráfico abyecto que conduce a dramas, a muertes”, declaró Cazeneuve.

Ante las dudas en el Reino Unido, aseguró que “Francia ha puesto medios considerables para luchar contra las redes de inmigración irregular en Calais”, incluidos mecanismos de cooperación con los países de origen de esos emigrantes, sobre todo en el Sahel.

La prueba, añadió, es que en los siete primeros meses del año se han desmantelado en el área de Calais 19 redes que operaban para pasar inmigrantes al Reino Unido, frente a las 14 en el mismo periodo de 2014, y que ha habido 560 detenidos, un 18 % más.

El ministro francés se jactó también del alza de expulsiones de sin papeles a sus países, un millar, algunos de ellos en vuelos conjuntos organizados con el Reino Unido. Los dos países han decidido ahora la creación “inmediata” de un equipo conjunto para aumentar el número de expulsiones.

May reconoció ese esfuerzo y los “resultados” que se están obteniendo, al tiempo que admitió que las medidas presentadas hoy no resuelven todo porque la inmigración ilegal “no es un problema que surge aquí en Calais, sino en otras partes del mundo”.

Por eso, afirmó que tiene interés en cooperar con otros países europeos y en particular con los de fuera del continente de los que proceden los inmigrantes.

A ese respecto, Cazeneuve señaló que desde el comienzo del verano cerca de 320.000 indocumentados han entrado por las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE), una cuestión que centrará la entrevista que mantendrá esta tarde en Berlín con su homólogo alemán, Thomas de Maizière.

El ministro francés reiteró la posición franco-alemana de que, para que los refugiados se repartan entre los países europeos, la condición es que en los puntos de llegada -este año principalmente Grecia e Italia- se pongan en marcha centros de criba.

Se trata de separar a quienes pueden acogerse al estatuto de refugiados de los inmigrantes económicos, que París y Berlín quieren que sean expulsados a los países desde donde llegaron a Europa sin darles la posibilidad de desplazarse en el interior del espacio Schengen.

La escalada en las tentativas de los inmigrantes para entrar en los camiones del túnel bajo el Canal de la Mancha provocaron que Francia reforzara este verano su dispositivo policial con 500 agentes suplementarios (1.300 en total) en Calais y su región.

Esos intentos, según Eurotunnel, llegaron a un pico de 1.700 diarios a comienzos de mes, cuando un conflicto laboral bloqueó el puerto de Calais y obligó a desplazar todo el tráfico con Gran Bretaña por el túnel ferroviario, que estaba colapsado.

El fin de ese conflicto, con las medidas puestas en marcha por Eurotunnel y por los Gobiernos francés y británico, han logrado reducir a la décima parte esas intrusiones, según Cazeneuve.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo