Peritaje establece que una única bala mató a estudiantes en Valparaíso

Por AGENCIA UNO

Un cambio en la determinación de la dinámica del hecho, en base a peritajes de la Policía de Investigaciones, llevó a la fiscal Mónica Arancibia a reformalizar a Guiseppe Briganti, el joven que fue imputado por la muerte de los estudiantes Exequiel Borvarán y Diego Guzmán.

Briganti permanecía en prisión preventiva desde el 15 de mayo pasado en la Cárcel de Valparaíso, tras haber sido formalizado en esa oportunidad por los delitos de doble homicidio simple, porte ilegal de armas y microtráfico.

Según expuso la fiscal este jueves ante el Juzgado de Garantía de Valparaíso, los análisis de trayectoria balística realizados determinaron que fue un solo proyectil el que hirió de muerte a ambas víctimas, las que fallecieron en el servicio de urgencia del Hospital Carlos Van Buren la tarde del 14 de mayo.

Briganti fue sindicado por testigos como el sujeto que disparó en contra de los estudiantes de la Universidad Santo Tomás, Exequiel Borvarán Salinas y Diego Guzmán Farías, de 18 y 25 años de edad respectivamente, tras la marcha por la educación autorizada que se realizó en Valparaíso en el marco de una movilización nacional. La bala habría impactado primero al menor de los jóvenes.

De acuerdo a las primeras versiones, el crimen tuvo lugar luego que un grupo de jóvenes intentó rayar o pegar un cartel en el muro de un edificio de locales comerciales, desde el que salió uno de los propietarios a increparlos, generándose un altercado. En esas circunstancias, Briganti, hijo del dueño del inmueble, disparó a los manifestantes impactando a ambas víctimas.

El tribunal extendió la investigación por dos meses y amplió por ese periodo la medida cautelar de prisión preventiva para el imputado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo