El Salvador bate récord histórico de homicidios registrados en un solo día

Por EFE

 El Salvador alcanzó este martes, por segundo día consecutivo, un récord histórico de 43 homicidios diarios, aumento que las autoridades atribuyen en parte al combate a las pandillas y a un intento de estas por conseguir la atención del gobierno.

Ambas jornadas se dieron en medio de un recrudecimiento de la violencia en el país, que con poco más de 6,5 millones de habitantes tuvo entre el domingo y este martes 125 muertes violentas; es la primera vez que el país registra más de 100 asesinatos en 3 días en su historia reciente.

La media diaria en estos cuatro días, 41,6 homicidios, significa que cada hora fue asesinada más de una persona.

Estadísticas del Instituto de Medicina Legal (IML) revelan que esta cifra estuvo a punto de ser alcanzada en dos ocasiones en lo que va del 2015.

La primera fue entre el 17 y 19 de mayo cuando sumaron 93 muertes violentas, y la segunda entre el 30 de mayo y 1 de junio, cuando fueron 94.

Estos dos meses, mayo y junio, con 643 y 677 asesinatos respectivamente, fueron catalogados cada uno, como el mes “más violento” desde el final de la guerra civil salvadoreña en 1992.

Las autoridades de seguridad señalan que la escalada de asesinatos registrada en los últimos días se debe a las muertes de pandilleros en enfrentamientos armados con la Policía y el Ejército, que solo el domingo causaron la muerte de 11 pandilleros en tres hechos diferentes.

“Una parte muy significativa de las personas que han muerto son pandilleros miembros de estos grupos delincuenciales que han fallecido en intercambios de disparos” con los cuerpos de seguridad y por disputas entre grupos rivales, dijo hoy el ministro de Seguridad, Benito Lara, en una entrevista con el canal estatal.

Según la Policía Nacional Civil (PNC) solo el domingo pasado se registraron 7 tiroteos entre la PNC y el Ejército, contra pandilleros.

Sin embargo, las autoridades no arrojan datos precisos sobre el número de víctimas asociadas con las pandillas y el de muertos que no se relacionan con el conflicto de los grupos armados.

El subdirector de la PNC, Howard Cotto, señaló que personas que están muriendo son considerados como traicioneros por las pandillas.

Cotto destacó que los tiroteos se dan por el despliegue de las fuerzas de seguridad en zonas rurales que eran utilizadas “tradicionalmente” como refugio por las pandillas.

“La mayor cantidad o porcentaje de intercambios de disparos se da precisamente en zonas o suburbanas o totalmente rurales”, precisó.

Empero, dijo que el incremento de homicidios cometidos por día es una “medida de presión” de las pandillas para “generar condiciones” de “negociación” con el Gobierno.

Señaló que “la situación es compleja” por lo que considera que “hay que hacer un profundo análisis de qué es lo que está sucediendo. No pueden dejar de valorarse este tipo de elementos, que se han venido incrementando en el presente año”.

No obstante, en esta coyuntura también surgen víctimas que no tienen ningún vínculo con pandillas, ni con fuerzas de seguridad.

Datos proporcionados a Efe por la PNC revelan que entre enero de 2006 y abril del 2015 un total de 33.910 personas han sido asesinadas, de las cuales solo 5.495 pertenecían a pandillas.

Es decir que, del total de asesinatos, solo el 16,20 por ciento eran pandilleros.

Tampoco se conoce ninguna cifra que detalle el número de personas asesinadas que mantenían vínculos con pandillas, sin que pertenecieran a las mismas. Según el ministro de Defensa, David Munguía Payés, entre 600.000 y 700.000 salvadoreños tienen vínculos con los grupos.

Para el analista y signatario de los Acuerdos de Paz de El Salvador, Roberto Cañas, la actual escalada de violencia solo demuestra que la situación ha “tocado fondo” y que es una “emergencia humanitaria grave”.

“Como todo en la vida, tiene que tocar fondo y para mi ya tocó fondo. Y es bueno asumirlo así porque todo lo que se haga es en función de solucionar el problema o seguir más hacía abajo por la tozudez de los tomadores de decisiones”, dijo Cañas a Efe.

Agregó que “la gota que va hacer que se rebase el vaso” es que la población “harta de estar harta, empiece a tomar la justicia por sus manos y rompa con la institucionalidad” o salga a manifestarse en las calles contra el Gobierno y la clase política.

Cañas señala que existe un “cálculo político perverso” de determinados sectores que “no tienen una visión de país” y por eso no se suman a buscar soluciones al problema de la violencia.

También destacó que lo que “puede dar un nuevo inicio o pauta para un nuevo comienzo en esto esta en que exista una verdadera fuente de recursos” para financiar la seguridad y que el Gobierno no solo dependa de ayuda internacional y préstamos.

Según datos del Instituto de Medicina Legal (IML), la cifra de asesinatos en lo que va de 2015 es de 3.603, y “de seguir esta progresión”, podría finalizar el año con más de 5.000 homicidios.

Las pandillas mayoritarias Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS13) fueron formadas inicialmente en las calles de Estados Unidos por parte de emigrantes centroamericanos que escapaban de los conflictos armados registrados en la región en la década de los años ochenta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo