Columna de Felipe Kast: Rompiendo moldes

Por felipe kast

Si somos objetivos en el plano de las ideas, y si dejamos los fantasmas del pasado (cosa claramente compleja para la generación que vivió en dictadura), en Chile actualmente existen dos visiones antagónicas sobre el modelo de desarrollo que debemos impulsar.
En una esquina están los que valoran y reconocen que la ruta democrática de desarrollo seguida por Chile es la correcta, y que necesita seguir con la senda de reformas responsables hacia el futuro. En este grupo se encuentra obviamente el referente de oposición, donde el gobierno de Sebastián Piñera es la más clara expresión, pero también incluye a personas como Ricardo Lagos, Mariana Aylwin, o Ignacio Walker.
En la otra esquina están los nostálgicos de Salvador Allende, aquellos que miran con esperanzas que la retroescavadora haga su trabajo, que son particularmente críticos de los gobiernos de la concertación. En este grupo se encuentra la gran mayoría de los parlamentarios de la Nueva Mayoría (Girardi, Quintana, Navarro), y de acuerdo a las últimas declaraciones se transparenta que la Presidenta tiene su corazón en este mundo.
Lo curioso es que el primer grupo, teniendo mayoría entre los ciudadanos, y habiendo cosechado logros políticos y sociales significativos en las últimas tres décadas, hoy carece de fuerza y representación política suficiente. Por lo mismo la reforma tributaria y laboral han logrado ser aprobadas sin problema, lo que generará un daño de largo plazo en nuestra capacidad de subir salarios y de crear empleos.
Para lograr esta hegemonía la Nueva Mayoría no improvisó. Primero exilió a quienes de sentían orgullosos de la labor de la Concertación, y luego diseñó reformas para que el PC se sintiera cómodo al interior de la misma.
La pregunta relevante, mirando hacia el futuro, es si seremos capaces de volver a darle a Chile el rumbo que tenía un par de años atrás, o seguirá operando la hegemonía de la Nueva Mayoría.
Desde Evolución Política queremos ayudar a que podamos pensar fuera del molde, y que podamos romper con las barreras del Sí y el No. Chile necesita una coalición mucho más amplia y diversa, con mínimos claros en materias programáticas que permitan proyectar el Chile que soñamos. Hace pocos días se dio un primer paso construyendo un referente de oposición que agrupa a cuatro partidos, pero sin lugar a dudas hace falta que otros actores jueguen su papel. Hay quienes no están dispuestos a construir alianzas porque tienen legítimas dudas y prejuicios fundados en la historia que les ha tocado vivir.
¿Pero acaso no son las nuevas generaciones las llamadas a romper los muros del pasado?  ¿Estarán Ignacio Walker o Andrés Velasco dispuestos a dejar a un lado los fantasmas del pasado para construir un bloque opositor diverso y capaz de devolver a Chile a la senda del desarrollo? Hasta el momento no ha sido así, pero todavía estamos a tiempo de pensar fuera del molde y lograr una verdadera Evolución Política.

Las opiniones aquí expresadas no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo