Crítica de "Fear The Walking Dead": creer o no creer

Por ign latinoamérica

El spinoff de The Walking Dead finalmente se estrenó prometiendo explorar un ángulo distinto de la serie original. Fear the Walking Dead narra otra perspectiva donde vemos la expansión paulatina de la mortal epidemia. Queda claro que no debemos esperar que se explique el origen del virus –aunque veremos la explosión del Apocalipsis zombie, ésta no será completamente una historia de origen (cuando comienza el piloto, ya han habido incidentes en 5 estados distintos). Dicho esto, sí aparecerán algunos zombies…. la epidemia ha comenzado.

FTWD es disfrutable simple y sencillamente porque nos da más detalles del universo creado por Robert Kirkman. En el episodio piloto, la serie logra explotar algunas secuencias que, aunque no son muy distintas de lo que ya hemos visto, logran su objetivo. Resaltan la primera escena y la final, donde la parte visual encaja perfectamente con lo que está ocurriendo para generar un momento lleno de tensión. Es por este tipo de detalles que FTWD parece ofrecer una propuesta interesante que tendrá la misma calidad que TWD. Sin embargo, el spinoff posiblemente será sólo para fans, ya que no ofrece nada nuevo.

Precisamente éste es su mayor punto débil: prácticamente todos los recursos utilizados ya fueron explotados no sólo por TWD, sino por el género de zombies. Esto hace que algunas escenas se sientan muy trilladas y, por lo tanto, poco impresionantes. El ejemplo más claro es el clásico embotellamiento que no sólo hemos visto cantidad de veces en la mitología de zombies –como en I Am Legend– sino en la serie original (cuando Lori está huyendo con Carl y Shane). Queda claro que le faltó creatividad narrativa a FTWD en su primer episodio.

Otra gran falla son los personajes adolescentes. ¿Acaso todos los adolescentes deben ser retratados como enojados? Dentro del piloto hay tres personajes importantes en esta etapa: por supuesto Alicia y Nick –hijos de la protagonista Madison– y el hijo de Travis, Chris. Todos ellos tienen el toque de “estoy enojado con la vida –nadie me entiende– me encerraré en mi habitación”. Y aunque esto no es algo malo como tal, hace que sean planos y antipáticos. Particularmente Alicia.

Es entendible que dichos arquetipos se sigan usando, porque al final la adolescencia está llena de cambios emocionales. Pero está más que claro que actualmente requerimos personajes adolescentes mucho más modernos y complejos. No es coincidencia que algunos escritores como John Green sean elogiados por retratarlos como personas inteligentes y complejas que tienen más capas que la del “niño interior enojado con la vida”. Pensar que todos los que pasan por esta etapa son insoportables y se crean problemas de la nada, es absurdo y se siente poco real.

Además, los objetivos de algunos personajes no están claros. “¿Por qué quiere huir?”, “¿Por qué lo rechaza?”, “¿Qué es lo que está buscando?” son sólo algunas de las interrogantes que se suscitan en el piloto. Hay que decir que esto posiblemente mejorará conforme pasan los episodios y vayamos conociendo más a los personajes, pero por momentos podría sentirse como si no estuvieran bien estructurados y estuvieran un poco forzados.

Quizá muchos no lo notaron, pero uno de los grandes aciertos es el score. La música que acompaña el episodio complementa de forma perfecta el mood general de los sucesos y aporta muchas emociones al ya muy tenso ambiente de poca esperanza. De forma un poco más sutil que en TWD, la música juega un papel crucial en la narrativa.

Finalmente, hay que destacar la interpretación de Frank Dillane como Nick que es de lo más memorable en el episodio. Pese a estar determinado por los clichés, Dillane logra que su actuación genere empatía con la audiencia al estar lleno de cambios. Es muy probable que Nick se convierta en el personaje favorito, con todo y sus desplantes extremos de llanto, desesperación y rebeldía. Probablemente esto sea porque durante este primer episodio, Nick fue el único que tomó decisiones realmente importantes.

Además, la forma en la que su cordura es puesta en tela de juicio durante el episodio es la premisa más interesante del piloto. Aunque no es analizado a profundidad y es más bien algo que el espectador debe captar, la posible locura de Nick está bien explotada y es quizá lo único nuevo que vemos aquí. Tendremos que ver una vez que la epidemia estalle si este personaje ofrecerá cosas nuevas.

Veredicto

Fear The Walking Dead arranca con su episodio de piloto bueno pero no espectacular. Al disponerse a no responder las preguntas más básicas de la franquicia (como de dónde salió el virus) la serie deberá ser extremadamente creativa para no caer en lo mismo que TWD. Como resultado, el piloto no es particularmente creativo y usa los mismos recursos que la serie original, pero es suficientemente entretenido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo