Columna de Felipe Espinosa: Perú

Por felipe espinosa

De que la cocina peruana conquistó el paladar y probablemente el corazón de los chilenos es indiscutible. No pasa por una moda, si no ya se habría cambiado por otra. Tampoco pasa por el precio, porque de verdad no le compiten a nadie. Realmente es la sazón, quizá el limón verde o el ajinomoto, la pizca de jengibre y lo dulce de la cebolla morada, que se combinan eficientemente para hacer salivar nuestras papilas.

La competencia del pisco está obsoleta, debemos asumir la supremacía del rival, además de que el pisco sour les queda más rico es innegable, más seco, más cremoso, más pícaro.

Cientos de aperturas respaldaron la llegada de la movida peruana a Chile, desde comedores de mantel plástico en el centro hasta elegantes restoranes de cristalería fina en el sector oriente.

Todos saben hacer el cebiche y el sour, todos nos dan pulpo y suspiro limeño, pero pocos tienen el carácter de La Mar. Como la primera cubichería instalada en Chile aterrizó La Mar en Nueva Costanera, no una vez, sino que dos veces, ya que el local original pasado un par de años se mudó en el mismo barrio a un par de cuadras. Respetaron el diseño y se siente más cómodo, se entra directo a la barra por si hay que esperar, luego un gran salón permite a un centenar de comensales disfrutar de la cocina criolla con grandes toques de modernidad, reconocido por ser un restorán del imperio Acurio es respetado en varias ciudades del mundo.
Como corresponde, comenzamos la cena con pisco sour para todos, algunos en tamaño normal que viene en vaso y otros lo pedimos catedral que lo sirven en copa de vino. Nos atendió un hermano peruano que con un extremo conocimiento de la carta fue paciente en explicar y responder todas nuestras preguntas. Cena de camaradería donde la conversación fue la protagonista de la noche.
Probamos una degustación de cebiches donde el más exótico era el que tenía salsa de soya. Otro plato jugoso de limón fue un tiradito de pescado blanco que, fácil de comer, dura pocos instantes en la mesa. Infaltable el pulpo a la parrilla que en esta casa ya es un consagrado. La degustación de causas es colorida, sabrosa y extensa, variedad de papas cubiertas con guarniciones como pulpo, locos y centolla dejan a cualquiera con la boca abierta. El arroz salteado es tan chifa que nos deja con gusto a Lima.
Sin celebrar ni entristecer, fue una cena de despedida, de decir buena suerte, los caminos se cierran y se abren y eso no lo podemos manejar, las burbujas del espumoso pueden mitigar la emoción, pero lo mejor es que resaltan la alegría, uno está sentado junto a los amigos y brindar nos deja con el resultante de una noche redonda.
Coordenadas: La Mar, Nueva Costanera 4076, Vitacura. Teléfono +56 222067839

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo