El dramático relato de una víctima de torturas y abusos en Colonia Dignidad

Por publimetro

Apenas tenía 10 años cuando Francisco del Carmen Morales Norambuena entró a Colonia Dignidad. Su ingreso fue una especie de escape a la pobreza a la que estaba acostumbrado, pero se transforma según su propio relato en una especie de castigo peor al de comer de la calle y soportar el frío de la precordillera en Cantillo en la Región del Maule.

Franz Bäar, el nombre que recibió en el enclave alemán cuando ingresó a mediados de los 60, recuerda que al año de estar en el lugar había visto golpizas y algunos horrores, pero también había aprendido que escapar no sería simple. “Imposible” relata.

Según la historia que reproduce El Mostrador, en 1969 Bäar decidió que tenía que salir de ese lugar, pero un par de años antes ya había huido un colono, el entonces joven Wolfgang Müller –quien fue el primero en denunciar todos los maltratos y abusos de Paul Schäfer y compañía.

En medio de un ambiente de tensión por esa fuga, Bäar lo acusaron de perder las llaves del dormitorio de los jóvenes y pese a que negó la situación sufrió la furia de ocho jerarcas de la colonia, encabezados por Paul Schäfer quienes le propinaron golpes de pies, puños y de todo tipo.

“Varias veces me caí. No tenía aire para nada”, recuerda. Franz no recuerda cuanto tiempo estuvo en esa situación, la que se detuvo sólo cuando uno de los jerarcas notó lo ensangrentada que estaba la camisa del joven.

Rata de Laboratorio

Los golpes no son el peor recuerdo de Franz. Con su ingreso al hospital de la colonia -donde permaneció 30 años´las cosas empeoraron.

“Yo fui un conejillo de indias”, cuenta recordando que a diario recibía dosis de medicamentos que no conocía y que eran suministradas oír las enfermeras María Strebe y Dorothea Witthahn (la esposa del prófugo Harmutt Hopp).

“Yo sentía adonde iba el líquido, en la vena, en el cuello”. dice.
Sólo el 2002, amparado por el entonces Fiscal de Parral, Ricardo Encina y detectives de la PDI, Franz pudo salir de la colonia acompañado de su esposa y sus suegros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo