Dirigencias estudiantiles de ues privadas crean becas para solventar costos básicos de alumnos

El trabajo colaborativo que se ha impulsado desde la Organización de Federaciones de Educación Superior Privada (Ofesup), ha permitido que se establezca un diálogo continuo con las necesidades entre dirigentes de otras instituciones.

Por

Un sistema de becas que consistirá en la entrega de aportes socioeconómicos a alumnos que presenten dificultades para enfrentar el gasto de alimentación, fotocopias, uso de computadores o pago de arancel, es lo que instauró la Federación de Estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez de Santiago y que comenzará a ser replicado por otras dirigencias universitarias.
 
“El objetivo es aportar en la igualdad de oportunidades para evitar que la condición socioeconómica sea un impedimento para cursar estudios de educación superior. Actualmente la universidad se concentra en becas por mérito académico. Por lo tanto, como FEUAI implementamos cinco tipos de becas: tres de ellas aportan insumos al alumno (alimentación, fotocopias, computador) y las otras dos costean el arancel completo o parte de éste (comunidad y diferencia de arancel)”, explica la presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. Adolfo Ibáñez de Santiago, Mónica Salas, al ser consultada por la iniciativa.
 
De acuerdo a lo expresado por la dirigente universitaria, actualmente la Universidad Adolfo Ibáñez cuenta con una beca socioeconómica que cubre el 100% del arancel para los estudiantes que egresen de colegios municipales de Peñalolén. “Sin embargo, son pocos los que logran ingresar porque la brecha está mucho antes, mermando la posibilidad de alcanzar el puntaje PSU que exige la UAI. Es una demostración fáctica de que la gratuidad no resuelve nada si es que no hay una mejora sustantiva en la calidad de la educación escolar”, afirma Salas.
 
“Desde luego que nos parece importante la existencia de becas, pero es una medida insuficiente para los fines que busca este tipo de apoyo. El abandono del Estado a los estudiantes más vulnerables de las instituciones privadas nos deja en una situación compleja”, agrega la dirigente de la FEUAI.
 
El problema: incertidumbre en gratuidad
 
Frente al debate actual en educación, Mónica Salas comenta que “la incertidumbre sobre gratuidad y cese de beneficios estatales para estudiantes de la educación superior privada no ha dejado indiferentes a nuestros estudiantes. De allí que la FEUAI haya impulsado un proyecto en apoyo a quienes lo necesiten”.
 
El trabajo colaborativo que se ha impulsado desde OFESUP (organismo del cual Mónica Salas es vocera) les ha permitido entablar un diálogo continuo con las necesidades de dirigentes de otras instituciones. En este contexto, el presidente de la Federación de Estudiantes de la U. de Las Américas (sede La Florida), Camilo Bastias, señala que “las buenas ideas se replican. En nuestro caso, la gratuidad que impulsa el gobierno nos deja fuera y en total incertidumbre”.
 
“Es así que como federación nos corresponde apoyar a los estudiantes más vulnerables. Hemos iniciado la etapa de recaudación de fondos para implementar este proyecto el próximo año y seguir el modelo que inició la FEUAI. No somos la única sede y federación que lo está haciendo”, cuenta Bastias.
 
Otro ejemplo es la Universidad San Sebastián, donde también implementarán un sistema similar al de la UAI y al de la UDLA de La Florida. En esa línea, el presidente de dicha Federación de Estudiantes, Sebastián Gómez, señala: “Estamos conscientes de que en nuestra universidad los estudiantes necesitan más apoyo económico para solventar los gastos básicos de lo que significa ser estudiante”.
 
En esta federación, la entrega de becas para fotocopias, almuerzo y transporte, comenzaría en septiembre u octubre próximo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo