Habitantes de Cachiyuyo agradecen que teléfono público los "puso en el mapa"

Porque hace exactos 25 años, en el año 1990 este desconocido pueblo saltaba a la fama de la mano de un aviso publicitario.

Por Nathaly Lepe

No más de un centenar de casas, en un par de cuadras a orillas de la Ruta 5 Norte dan forma a Cachiyuyo. Una localidad rural cuyo nombre para muchos chilenos evoca un valioso recuerdo.

Porque hace exactos 25 años, en el año 1990 este desconocido pueblo saltaba a la fama de la mano de un aviso publicitario. Un anciano hombre recorría las calles de la polvorienta ciudad a bordo de su camioneta un tanto destartalada y se estacionaba delante de uno de los mayores adelantos de Cachiyuyo, el primer teléfono público.

Hoy, en pleno 2015, el teléfono sigue en el mismo lugar, renovado, pero esperando a seguir cumpliendo con la función para  la que fue instalado, aunque ahora los celulares le están quitando su protagonismo.

Quien estuvo por más de treinta años como presidente de la Junta de Vecinos de Cachiyuyo, Juan Álvarez, recuerda con carriño la fecha en que inauguraron el aparato –lo que coincidió con la puesta en el aire del recordado comercial.

“Todo lo que se adelante es muy bienvenido, nadie estará disconforme con los adelantos que están haciendo , pero este teléfono era para nosotros como el del living de la casa, nos puso en el mapa”.

Álvarez se ríe también al recordar que la ubicación del teléfono público, en la calle principal del pueblo a veces jugaba malas pasadas. “La gente escuchaba todo lo que uno hablaba, si usted estaba hablando los otros estaban copuchando todo lo que usted estaba hablando, no se podía hablar cosas prohibidas, había que hablar lo necesario porque hasta en la radio salía lo que decíamos”.

Ana Rojas, otra protagonista de esta historia, detalla que para los vecinos el teléfono es parte del pueblo y asegura que perderlo, sería tan doloroso como perder un brazo.

“Fue algo muy bonito porque tuvimos un beneficio todo el pueblo de Cachiyuyo, si usted sabe que Cachiyuyo no se conocía en ninguna parte entonces ahí fue conocido internacionalmente “.

Por eso, relata la señora Ana es que los mayores se han encargado de transmitirle a las nuevas generaciones la importancia de su teléfono público, el que asegura nunca será reemplazado por un celular.

“Ayudo a formar una mejor comunidad y fue un beneficio para todos porque ya pudimos comunicarnos con los familiares, las amistades que tuvimos y lo otro que nos sirvió fue para atraer gente que venían a ver el teléfono”.

Nuevas tecnologías

Si bien desde este año el pueblo de Cachiyuyo será la primera localidad rural en contar con  un servicio experimental de 4G de banda ancha de 2600 MHz, en los planes no está reemplazar el aparato.

Y eso sería casi imposible, si hasta el mismo gerente general de Movistar, Roberto Muñoz, tiene una historia ligada al teléfono público, de antes incluso en pensar llegar a su actual cargo.

“En el 90 yo estaba en mi último año de colegio y vi igual que todos  el comercial de la CTC, hoy Movistar, y sentí el valor de una llamada de un lugar que hasta entonces no  sabía que existía”.

“Nos organizamos con unos compañeros de colegio y en verano partimos al norte y por cierto hicimos la típica para en Cachiyuyo, ese día paramos acá, tomamos este teléfono y llamamos a nuestras familias … y pudimos sentir lo que era conectar a la gente”, dijo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo