Cientos de personas dieron el último adiós al menor asesinado en Molina

Al terminar el responso, los restos de Ángel Márquez fueron traídos en una carroza fúnebre hasta el cementerio número 2 de Rancagua.

Por AGENCIA UNO

Durante esta sábado ciento de personas llegaron con globos y pañuelos blancos a la misa fúnebre que se realizó en la parroquia Nuestra Señora del Tránsito de Molina, para dar el último adiós al pequeño Ángel Márquez de cuatro años que fue asesinado y posteriormente abandonado en un sitio eriazo.

Visiblemente afectado, Freddy Márquez, padre del menor junto a familiares fueron los encargados de cargar el ataúd del pequeño.

Al terminar el responso, los restos de Ángel Márquez fueron traídos en una carroza fúnebre hasta el cementerio número 2 de Rancagua, decisión que fue tomada por el padre del menor, debido a que en esa ciudad vive Sandra Zapata, la madre biológica. Es por eso que sus restos serán enterrados en este lugar.

Desde que ingresó el cortejo al cementerio de Rancagua, un grupo de mujeres increpó al padre del menor por la muerte del pequeño.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo